'Escape rooms', la fiebre de encerrarse en un cuarto y resolver misterios | Vistazo

'Escape rooms', la fiebre de encerrarse en un cuarto y resolver misterios

Tendencias

'Escape rooms', la fiebre de encerrarse en un cuarto y resolver misterios

AFP Jueves, 05 de Septiembre de 2019 - 19:39
Cuando Attila Gyurkovics creó en Budapest el primer 'escape room' del continente europeo, sólo necesitó un sótano, unos candados y mucha audacia. Convertido unos años después en un fenómeno de moda, estos juegos de evasión compiten en ingenio y originalidad.
 
En castillos, autobuses, teatros o piscinas, se pueden encontrar 'escape rooms' por todos lados. La pasión por estos juegos de inmersión y acertijos se escampó por Europa, tras su aparición en Japón a principios de los 2000.
 
Independientemente de que consistan en resolver un asesinato en una cripta de la Edad Media o encarnar un espía para salvar el mundo de un virus, el formato de estos juegos siempre es el mismo: un equipo de jugadores busca pruebas para resolver una serie de enigmas que les permita desvelar el misterio de la "cámara" en que están encerrados.
 
Para desarrollar este concepto de juego, Gyurkovics quiso reproducir en la vida real su pasión por los rompecabezas y otros juegos de lógica a los que jugaba en el ordenador.
 
Este trabajador social húngaro abrió en 2011 en un sótano de Budapest Parapark, la primera sala de juego de este tipo, con una decoración minimalista.
 
"Estuve sorprendido de ver que a todo el mundo le gustaba, aunque al principio solo el 20% lograba terminarlo con éxito", explicó Gyurkovics a la AFPTV.
 
Según Gyurkovics, la resolución del misterio y hallar la salida de la habitación sólo representa un "extra" a la experiencia humana de juego en equipo.
 
Para promocionar museos y monumentos 
Aunque los decorados de Parapark conservan su aspecto casero, la aparición de miles de 'escape rooms' en todo el mundo dio lugar a un sector al alza de equipamientos especializados.
 
La empresa rusa EcoDecor fabrica cada mes en Moscú decenas de espacios de este tipo de rompecabezas y accesorios para exportarlos a otros países de Europa y Estados Unidos.
 
"En 2015, produjimos entre cinco y diez rompecabezas al mes, mientras que en los últimos dos años hemos alcanzado la cifra mensual de cincuenta enigmas y accesorios decorativos", asegura el cofundador de EcoDecor, Ilia Talanov.
 
Un decorado de 'escape room' cuesta entre 20.000 y 30.000 dólares, indica este ruso de 29 años.
 
Ante la moda por los 'escape rooms', numerosas instituciones, como museos o monumentos históricos, decidieron instalar este tipo de juegos para atraer a nuevos públicos.
 
El Rijksmuseum de Ámsterdam propone desde hace dos años que detectives busquen entre el resto de visitantes pruebas para resolver un misterio.
 
"En los 'escape rooms', siempre se puede tocar todo y este no es el caso en un museo. Pero lo que podéis hacer en un museo es utilizar las historias de los objetos expuestos" para crear un enigma, explica Francine Boon de Sherlocked, la empresa que organiza esta actividad para la institución holandesa.
 
También se trata de una atracción local en Praga, que cuenta con un 'escape room' callejero sobre la cerveza.
 
El universo del enigma se sitúa en 2027 en un mundo en el que el alcohol ha sido prohibido. Con la ayuda de una aplicación para el móvil, en la que deben resolver los acertijos, los jugadores buscan cervecerías clandestinas y sus misteriosas bebidas.