Revisión de un año atípico que termina

lunes, 27 diciembre 2021 - 12:47
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

    ¡Que año de locos este que se nos va! Decirlo no es algo menor, más aún siendo este el año que le precedió al bendito 2020...

    El año se inauguró en lo internacional con un asalto al Capitolio de la mayor potencia hegemónica del mundo, Estados Unidos. Perplejo, el mundo entero evidenció cómo la primera economía del mundo tuvo que lidiar con la crisis creada por un presidente populista, que armado con un guión de los que tanto se critica a los autócratas tercermundistas, por su rabieta al ser un mal perdedor puso en vilo a la hasta entonces democracia más consolidada del planeta. Finalmente ganó el demócrata Joe Biden, quien tampoco la tiene fácil, se mantiene con números de aprobación en rojo al no lograr frenar la inflación ni poner en marcha todavía sus ambiciosos planes económicos, pero sobretodo, porque pasa desde ya a la historia por el estrepitoso y sonoro fracaso de la salida las tropas norteamericanas de Afganistán.

    Nuestro continente tuvo muchos cambios de mando hacia la izquierda radical. Perú ha atravesado varios traspiés con un desfile de cambio de funcionarios en el gobierno de Pedro Castillo, quien usa su tiempo y recursos para lograr mantenerse en el cargo más que en gobernar propiamente. En Honduras con Xiomara Castro, esposa del derrocado y controvertido Manuel Zelaya.

    Pero destaca sobretodo, el país de la estrella solitaria, “si Chile fue la cuna del neoliberalismo en Latinoamérica, también será su tumba”, así lo sentenció el joven y flamante presidente electo Gabriel Boric. Hay mucha expectativa por su agenda progresista en el manejo de los temas tabúes (aborto, matrimonio igualitario, etc.) deberá lidiar con una férrea oposición, convivir con una Asamblea Nacional constituyente y por lo pronto, los mercados le han dado la espalda recibiéndole con importantes caídas en la bolsa de Santiago y con una depreciación histórica del peso.

    Trazada la cancha, parece que en este nuevo año la izquierda podría llegar con Petro a Colombia y regresar con Lula a Brasil.

    La derecha por otro lado, con polémicos representantes como Nayib Bukele en el Salvador, quien sigue haciendo méritos para convertirse en un autócrata y que además embarcó a su país en una incierta incubadora de apuestas de alto riesgo con el Bitcoin.

    Finalmente está nuestro Ecuador, que eligió al presidente Guillermo Lasso. Hasta ahora el mandatario se ha sabido ganar la medalla al mérito por su rotundo éxito con el plan de vacunación, en medio de la pandemia que sigue azotando al mundo. Ha logrado volver a posesionar internacionalmente al país en gran medida por los importantes aciertos al escoger a su equipo de funcionarios en el servicio exterior, retos muy importantes se han trazado como el ingreso a la Alianza del Pacífico y un acuerdo comercial con nuestro socio del norte, EE.UU.

    Sin embargo, a Lasso le quedan deudas y retos muy serios por afrontar y resolver, en materia de seguridad y con su anunciada reforma laboral. Por último, aún debe tratar con esos malos líderes, bien llamados anarquistas, que desde ya han anunciado su deseo por volver a las calles y generar el caos una vez terminadas estas festividades.

    Ha sido un año lleno de retos, lo despedimos todavía con mascarilla y de forma distanciada, pero con la añoranza de que terminemos de enrumbarnos en el sendero de la paz social y de la recuperación económica en este 2022. Felices fiestas amigos, a reponer energías que tenemos que arrimar todos el hombro para sacar al país adelante.

    Más leídas
     
    Lo más reciente