Todo sobre el síndrome premenstrual

jueves, 8 abril 2021 - 04:37
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

El síndrome premenstrual es una realidad que, aunque no todas lo padezcamos, es bastante frecuente en la población femenina. ¿Quién no ha oído frases cómo “esta con la regla” o “te va a venir la regla” en referencia a dolores o cambios de humor antes de menstruar?
 
La doctora Beatriz Molina García, ginecóloga y obstetra, nos explica que el síndrome de tensión premenstrual (SPM) es un conjunto de más de 150 síntomas, molestias o quejas que presenta la mujer durante la segunda parte del ciclo menstrual, es decir, se inician en la ovulación -en el día 14 del ciclo- y que pueden desencadenar efectos negativos en los distintos espacios de la actividad diaria de una mujer, desde la menarca (primera menstruación) hasta la menopausia (fin de las menstruaciones). 
 
Aunque los síntomas pueden ser leves o llegar a ser lo suficientemente graves como para afectar intensamente la rutina, la doctora Molina detalla que no es lo mismo presentar síntomas premenstruales que sufrir síndrome premenstrual, “aproximadamente un 20% a 40% de las mujeres reportan síntomas premenstruales, y un 5 a 8% de las mujeres sufren de Síndrome Premenstrual”.
 
Foto: El dolor de cabeza es un síntoma del SMP, Síndrome Premenstrual. (PMS en inglés)
 
¿Cuáles son sus síntomas?
Entre los múltiples síntomas que existen, estos se pueden clasificar en dos grupos: somáticos y psíquicos. Los somáticos más frecuentes son mastalgia (dolor en los senos), hinchazón abdominal y de pelvis, retención de líquidos, migraña, aumento de secreción vaginal, parestesias (calambres), anorexia, cambios en el apetito y más.
 
Mientras que las psíquicas afectan a la capacidad de concentración, alteraciones del ánimo o cambios de carácter (inestabilidad afectiva, agresividad, irritabilidad, desánimo), perturbaciones del sueño (insomnio), tensión nerviosa (depresión, ansiedad, crisis de llanto), entre otros.
 
¿Cómo se diagnostica?
La especialista indica que para diagnosticar el SPM se considera que la paciente debe presentar por lo menos uno de los síntomas físicos y otro psíquico, de intensidad moderada o grave, en los días previos a la menstruación, y siempre de aparición tras la ovulación, durante 2 o más ciclos menstruales.
 
¿Por qué razón se da?
Distintos estudios han revelado que su origen podría estar en relación con las variaciones de los niveles hormonales durante las diversas fases del ciclo menstrual, por ejemplo, las concentraciones de sustancias químicas en el cerebro como los neurotransmisores (serotonina). La doctora también detalla que se ha considerado que algunas mujeres heredan un gen que aumenta el riesgo de presentarlo, o que podría estar asociada a la depresión o ansiedad no diagnosticada.
 
 
Ten en cuenta que…
Es preciso recordar que no existen medidas específicas y eficaces de prevención, sin embargo, simples pautas podrían disminuir la intensidad y severidad de los síntomas. 
  • El uso de complementos vitamínicos y minerales, incluyendo vitamina D, E, B-6; calcio y magnesio puede ser favorable para prevenir las manifestaciones del síndrome.
  • Llevar una dieta equilibrada, variada, rica en vegetales y pobre en grasas saturadas de origen animal.
  • Disminuir el consumo de azúcares, evitar el tabaco, el alcohol y reducir la cafeína y otras bebidas estimulantes (café, té, chocolate, bebidas de cola).
  • Reducir la sal, el exceso puede producir retención de líquidos en los tejidos y agravar el síndrome premenstrual.
  • Evitar las situaciones de estrés familiares y laborales en los días previos a la menstruación. 
  • Practicar algún método de relajación, yoga, meditación o ejercicios de respiración, siempre que sea necesario.
  • Realizar ejercicio físico suave y regularmente en los días previos a la menstruación.
  • Si  los síntomas cíclicos son muy intensos e incapacitantes, se recomienda visitar al ginecólogo para un mejor diagnóstico. Este puede sugerir un control hormonal, o recetar fármacos específicos para las molestias. 
  • Si la fuente es  alguna alteración psíquica, la psicoterapia de apoyo es la mejor respuesta.
 

Más leídas
 
Lo más reciente