No tan incógnito | Vistazo

No tan incógnito

Tecnología

No tan incógnito

Luis Medina / [email protected] Miércoles, 06 de Noviembre de 2019 - 16:50
La navegación en modo "privado" o "incógnito" no es una alternativa realmente segura para explorar la Internet. 
 
 
Imagine que, consciente de los riesgos de privacidad que conlleva ingresar a la Internet todos los días, quiere navegar por "en secreto", sin dejar huellas. Para hacerlo, en lugar de abrir una ventana normal en el navegador de su computadora o su dispositivo móvil, decide iniciar una ventana en modo "incógnito" o "privado". Google Chrome, Safari, Firefox e Internet Explorer, entre otros, ofrecen esta opción para todos sus usuarios. Basta con ir al menú "archivo" y elegir abrir una "nueva ventana privada" o "nueva ventana incógnita", en lugar de una "nueva ventana" común. Mientras ingresa a sitios que no visitaría de otra forma, se siente seguro porque lo está haciendo de manera clandestina. O eso cree. ¿Pero en realidad, qué tan privado es este mecanismo? ¿Hasta dónde llegan los límites del "modo incógnito"?
 
Las opciones de navegación privada que ofrecen los navegadores más populares no son, en realidad, un método para proteger su información de los peligros que pululan por la red. Google explica que las ventanas incógnitas sirven para que las otras personas que usan el mismo dispositivo no vean su actividad personal. Es decir, en el caso del navegador de Google, Chrome, este no guarda el historial de las páginas que se visitan en modo privado, ni la información que se ingrese en formularios online. "Las cookies y los datos de sitios se recuerdan mientras navegas, pero se borran cuando sales del modo de navegación incógnito", aclara el servicio de ayuda técnica de la compañía. 
 
Esto significa que la "navegación privada" sirve para indicarle al navegador que utilizamos que no almacene los registros de actividad de una sesión específica. Con esto, por ejemplo, su computadora o dispositivo móvil no "recordará" las páginas web a las que haya ingresado durante ese tiempo. En consecuencia, estas no aparecerán en las sugerencias para sesiones futuras. Asimismo, es más difícil que otros usuarios del mismo aparato puedan ver qué ha estado haciendo con su tiempo, incluso si revisan el "historial de navegación", donde no aparecen los registros de sesiones "privadas". Pero hasta ahí. La sensación de "privacidad" se limita a lo que se queda grabado en su propio dispositivo. 
 
Si se pregunta si es "seguro" navegar en modo incógnito, la respuesta corta es no. Así lo advierten desde el blog de Norton los responsables del popular antivirus. El "modo incógnito" fue diseñado para facilitar compartir una computadora, no como una forma de navegación realmente "privada". Es decir, aunque otros usuarios del mismo aparato no puedan ver qué páginas se han visitado durante una sesión incógnita, la actividad sí es visible para otros actores en la red, incluyendo a la compañía proveedora de Internet, la organización que administra la conexión si se trata de una red compartida y, además, los mismos sitios que se visitan también pueden detectarlo, explican en Norton. 
 
De esta manera, por ejemplo, si abre una pestaña en "modo incógnito" utilizando el wifi de su oficina, debe tener claro que las páginas que visite pueden ser vistas con facilidad por quienes manejan los "sistemas" de la empresa. Igualmente, el "modo privado" no es tan "privado" para su proveedor de Internet ni para cibercriminales que intenten hacerse con sus datos, quienes pueden seguir sus rastros online a través de su dirección IP, un número único que sirve para identificar a su dispositivo entre millones de otros. Un número IP (siglas para Internet Protocol) funciona como la "dirección de su hogar en línea", explican desde Nord VPN, un servicio que ofrece herramientas para enmascarar su IP. 
 
Una de las claves para navegar realmente de manera privada es ocultar su IP. Para hacerlo, puede contratar los servicios de un VPN, como Nord VPN, Express VPN o IPVanish, recomienda Adam Marshall, especialista de TechRadar. Otra opción, agregan desde Nord VPN, es conectarse a la red mediante navegadores que faciliten esta tarea por usted. Entre las plataformas que ofrecen esta opción está Tor, un navegador que se promociona como una opción facilita el "anonimato" de sus usuarios. Los creadores de Tor, una organización sin fines de lucro con base en Estados Unidos, sostienen que utilizar su plataforma es una alternativa para "defenderse" de la vigilancia en la red. De esta forma, el navegador que crearon a inicios de los 2000 – y que hasta hoy es de descarga gratuita – enmascara el tráfico de sus usuarios para que sus actividades no puedan ser vistas por otros.