¿Qué mascarillas usar en colegios y oficinas para evitar el contagio del coronavirus por aerosoles? | Vistazo

¿Qué mascarillas usar en colegios y oficinas para evitar el contagio del coronavirus por aerosoles?

Redacción Jueves, 22 de Octubre de 2020 - 19:36
Facebook
Twitter
Email

La comunidad científica ya ha revelado abrumadora evidencia que demuestra la inhalación del coronavirus a través de aerosoles, lo que representa a su vez, una importante vía de transmisión de la enfermedad. Muchos asintomáticos liberan miles de aerosoles cargados de virus y muchas menos gotitas al respirar y hablar, por lo tanto, es mucho más probable que uno inhale aerosoles.

Adicional a esto, hay que mencionar la virulencia del coronavirus en espacios cerrados, como restaurantes u oficinas, por lo que la OMS ha recomendado que exista buena ventilación en estos lugares. Además, se recomienda que las actividades puedan realizarse al aire libre, pero ¿qué sucede con las escuelas?

Si bien en Ecuador aún no se ha autorizado el regreso total de las clases físicas, sino que se mantienen de modo virtual, la realidad es que en determinado momento habrá que retomar las aulas.

Lea también: ¿Cómo protegernos ante la inminente transmisión de COVID-19 a través de aerosoles?

Así, tanto en las aulas de clases como en sitios en los que no haya mucha ventilación o sea complicado mantener un lavado frecuente de manos y respetar el distanciamiento, las autoridades de salud de España y de la OMS, han recomendado que se utilicen mascarillas FFP2 (eficacia mínima de filtración del 92% y de fuga hacia el exterior máximo del 8%) o una FFP3 (eficacia mínima de filtración del 98% y de fuga hacia el exterior máximo del 2%), a ser posible sin válvula de exhalación.

Estos modelos de mascarillas autofiltrantes FFP van a proteger tanto al usuario frente a la infección, y al mismo tiempo evitan la transmisión desde el usuario hacia el exterior.

Lea también: ¿Cómo debes limpiar correctamente tu mascarilla reutilizable?

Los errores más comunes al usar mascarillas:
 
1. Nariz fuera
 
Esta es una de las imágenes más vistas. Quienes usan la mascarillas de están forma alegan que les permite respirar con mayor comodidad.
 
Sin embargo, el uso de la mascarilla sobre la nariz asegura que las gotitas respiratorias o la mucosidad nasal no sean expulsadas, a la vez que proporciona cierta protección contra las gotitas infecciosas de otras personas.
 
2. Máscara alrededor de la barbilla o barbilla expuesta
 
Las cubiertas faciales están diseñadas para usarse sobre la nariz y la boca, esto permite detener la propagación de gotitas respiratorias o de exponerse a ellas.
 
Pero este método es efectivo si todos usan mascarillas de forma correcta. Colocarlas en torno a la barbilla dejando al descubierto la nariz y la boca, no sirve en lo absoluto.
 
3. Daño, desgaste y suciedad

Cualquier rasgadura en la máscara la volverá ineficaz, ya que no permitirá cubrir correctamente. Esto también se aplica a las tiras o elásticos desgastados que no permiten que la mascarilla se ajuste a la cara.
 
Las máscaras desechables deben tirarse tras su uso, mientras que las reutilizables deberán lavarse para eliminar cualquier patógeno que pudiera albergarse en ellas.
 
No solo la higiene de la mascarilla es importante, los expertos resaltan la necesidad de no descuidar la de nuestras manos, ya que con ellas manipulamos nuestra mascarilla.
 
Tampoco debemos quitarnos la máscara para hablar, llevarlas muy holgadas o ceñidas, o almacenarla de forma incorrecta cuando no la estamos utilizando.
 

 

HOY EN HOME