Eficiencia productiva y ambiental en el uso del agua

jueves, 1 abril 2021 - 04:02
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Con una población mundial que crece cada año y con unos niveles de bienestar de vida que aumentan, la demanda de productos sigue una línea creciente la cual obliga a las diversas actividades productivas a trabajar en sintonía con esas nuevas exigencias de los consumidores.
 
Sin embargo, ese accionar genera más presión sobre los recursos naturales y el agua es, sin duda, uno de los insumos de mayor consumo en los procesos industriales, pues es utilizada como materia prima, para enfriamiento de maquinaria, para limpieza y otros fines.
 
La primera preocupación es devolver a las fuentes hídricas el agua ya usada con la mejor calidad posible para evitar la contaminación del entorno. Pero, hay empresas que tienen una visión más integral, pues trabajan en la conservación del recurso y en su reutilización.
 
Este es el camino que sigue Nestlé Ecuador desde 2010, a través de varias acciones para la correcta gestión y cuidado del recurso en sus procesos productivos y en su cadena de valor.
 
Así, en las fábricas de la empresa se han implementado proyectos de reducción y reutilización de agua, logrando optimizar el consumo en un 24 por ciento en un periodo de diez años.
 
Para ello, se instalaron sistemas de ultrafiltración y osmosis inversa, y de automatizado de limpieza, se realiza recuperación de condensados en evaporadores y reúso de agua en los procesos para primer enjuague de limpieza. A esto se suma un adecuado tratamiento de aguas residuales en todas las operaciones, asegura Mauricio Trujillo, vicepresidente Técnico de Nestlé Ecuador.
 
Con la cadena de suministro agropecuario, la empresa ha implementado mediante el programa de ganadería sostenible proceso amigables con el ambiente como sistemas silvopastoriles, paneles solares y piscinas de oxidación para reutilización del agua.
 
Mientras que a través de su Plan Cacao ha capacitado a los productores en el uso técnico y eficiente del recurso en el cultivo, y ha contribuido a la siembra de 10.000 árboles frutales y maderables en los primeros meses del presente año.
 
“Los árboles sembrados contribuirán a la protección de los cuerpos de aguas estacionales y permanentes ubicados en las fincas de los agricultores cacaoteros”, explica Trujillo. Paralelamente, Nestlé trabaja de manera conjunta con organizaciones y autoridades en la conservación de cuencas hidrográficas.
 
Ingenio San Carlos es otro ejemplo del cuidado del recurso hídrico. Como parte de sus acciones de economía circular y bajo el principio de valorización de residuos, la compañía reúsa el cien por ciento del agua de sus procesos.
 
En las plantaciones de caña de azúcar, la empresa realiza un control natural de plagas en las labores de cultivo; mientras que en la fábrica, aplica un manejo eficiente del agua gracias a la instalación de torres de enfriamiento, de una planta de clarificación de cenizas, mejoras en el sistema de lavadores de gases de las calderas, rediseño de los condensadores, implementación de limpieza hidrocinética en los evaporadores, incorporación de una estación de filtrado de lodos de cachaza, entre otras acciones.
 
“Todas estas prácticas de economía circular y uso ecoeficiente de los recursos, nos permitieron obtener en el año 2013 cuatro certificaciones Punto Verde; entre ellas, la Certificación Punto Verde por la optimización en el uso de agua en los procesos industriales de fábrica”, resalta Coralia de la Cadena, directora Ambiental de Ingenio San Carlos.
 
Ingenio San Carlos controla la infraestructura física en áreas de captación mediante alianzas estratégicas con las comunidades.
 
La empresa complementa estas iniciativas con el monitoreo de cuerpos hídricos, lo cual le permite tomar acciones preventivas. También realiza un acompañamiento técnico ambiental a los pequeños y medianos cañicultores, con la finalidad de compartir su visión de sostenibilidad en el uso y conservación de los recursos.
 
 
Visión forestal
Novopan del Ecuador cuenta con un patrimonio forestal de aproximadamente 10.000 hectáreas, distribuidas en siete provincias del país. De este total, el 20 por ciento está dedicado a la protección de cuencas hidrográficas y zonas vulnerables.
 
De esta forma, la empresa contribuye con la conservación hídrica en el territorio nacional, pues en cada proyecto identifica los cursos de agua inmersos y desarrolla un programa de protección mediante campañas de no deforestar, de siembra de especies nativas, de manejo adecuado de basura y de prohibición de caza, pesca ni de encender fuego o fogatas en las zonas.
 
“Hemos logrado que se comprenda que se puede hacer producción forestal sostenible en los aspectos técnicos, sociales, económicos y ser responsable ambientalmente”, destaca Novopan del Ecuador, tras indicar que la creación de bosques permite regular el ciclo del agua, atrayendo lluvias.
 
Además, la empresa planifica sus proyectos forestales a fin de que sean eficientes en el uso del recurso hídrico; y en su planta industrial se aplica un Sistema de Gestión Ambiental bajo los estándares de la ISO 14001, con los cual se hace una medición constante.
 
Así, el año pasado el indicador de consumo de agua en la planta de producción de tableros de madera bajó en un 44 por ciento en comparación con el 2019. Gracias también a la adquisición de maquinaria con tecnología de punta.
 

Más leídas
 
Lo más reciente