La historia de Elon Musk: ¿Cómo un granjero logró convertirse en el segundo hombre más rico del mundo? | Vistazo

La historia de Elon Musk: ¿Cómo un granjero logró convertirse en el segundo hombre más rico del mundo?

Redacción Martes, 24 de Noviembre de 2020 - 13:21
Facebook
Twitter
Email
 
Después de un año de éxitos para el empresario y confundador  de Tesla Inc., Elon Musk, superó a Bill Gates y se convirtió en la segunda persona más rica del mundo. 
 
El patrimonio neto del empresario de 49 años se disparó 7.2 mil millones de dólares en un día, llegando a los 127.9 mil millones, impulsado por otro aumento en el precio de las acciones de Tesla.
 
Musk ha agregado 100.3 mil millones de dólares a su patrimonio neto este año, la mayor cantidad de cualquier persona en el Índice de multimillonarios de Bloomberg, una clasificación de las 500 personas más ricas del mundo. En enero ocupaba el puesto 35.
 
Su avance en las filas de la riqueza ha sido impulsado en gran parte por Tesla, cuyo valor de mercado se acerca a los 500.000 millones de dólares. Aproximadamente tres cuartas partes de su patrimonio neto están compuestas por acciones de esa empresa, que están valuadas más de cuatro veces más que su participación en Space Exploration Technologies Corp., o SpaceX.
 
El hito de Musk constituye la segunda vez en los ocho años de historia del índice que el cofundador de Microsoft Corp., Gates se ubica por debajo del número dos. Ocupó el primer puesto durante años antes de ser superado por el fundador de Amazon Inc., Jeff Bezos, en 2017. El patrimonio neto de Gates de 127.700 millones de dólares sería mucho mayor si no hubiera donado tan prodigiosamente a organizaciones benéficas a lo largo de los años. Hasta el momento donó más de 27 mil millones de dólares a la fundación que lleva su nombre desde 2006.
 
 
¿Cómo Musk se convirtió en multimillonario? 
 
El empresario, de origen sudafricano, siempre repitió que no confiaba en que sus proyectos vivieran demasiado tiempo. Incluso, temía recomendarles a sus amigos que invirtieran en ellos ante el temor de dejarlos en bancarrota. 
 
No obstante, su mantra para el éxito siempre fue el trabajo duro, a veces hasta el punto de workaholismo. Tan polémico como audaz, en casi un cuarto de siglo pasó de vendedor en empresas, como PayPal, a ser uno de los principales competidores en las carreras aeroespacial y automotriz eléctrica, con SpaceX y Tesla. 
 
Con 17 años, una valija y solo $2.000 en el bolsillo, dejó Sudáfrica, en parte para evitar el servicio militar obligatorio, y llegó a Canadá gracias a la nacionalidad de su madre. 
 
La aventura de Musk en el país duró solo dos años, en los que trabajó como granjero en un campo de su primo y hasta limpió la caldera de una maderera por $18 la hora, mientras hacía sus primeras armas en la Universidad de Queen. 
 
Su verdadero sueño era llegar a los Estados Unidos, la tierra donde "todo sucedía", según sus propias palabras. Fue así como pidió el pase, beca mediante, a la Universidad de Pensilvania.
 
El mayor de tres hermanos marcó el camino, el resto lo siguió hacia América. Tras finalizar su carrera de grado especializada en negocios y física, optó por continuar sus estudios en la prestigiosa Stanford. Sin embargo, su experiencia en la Ivy League duró apenas 48 horas, según el canal DW
 
De acuerdo con Maye Musk, su madre, su crianza fue fundamental para desarrollar el espíritu emprendedor en sus herederos. Al divorciarse del ingeniero Errol Musk, decidió comenzar de cero con sus hijos y con poco dinero. 
 
Por eso, sus hijos la ayudaban con las tareas de su consultorio de nutrición. La misma astucia con la que el futuro empresario les vendía huevos de pascua a precios inflados a sus vecinos la utilizó luego para convencer a un grupo de científicos para que se sumaran a construir cohetes para viajar a Marte. 
 
"No creo que vuelva a verte", le aseguró al chairman del departamento de Stanford al que le pidió una prórroga en su carrera para comenzar su primera compañía. Musk calculaba que en seis meses, quizá, podría estar retomando las clases, con una deuda universitaria de $110.000 a cuestas. Pero nunca lo volvieron a ver por el campus en California.
 
 
Primeras compañias 
 
Su primer proyecto fue Zip2, que primero se enfocó en ayudar a los medios de comunicación a armar su canal online, para luego especializarse en brindarles un software para construir directorios y mapas. 
 
Su socio fue su hermano Kimbal, con quien desembolsó $28.000 de la cuenta de su padre para poner en marcha la empresa. Cuatro años más tarde, la firma de computación Compaq compró su emprendimiento por más de $300 millones, de los cuales Musk se quedó con $22 millones.
 
De esas ganancias invirtió $12 millones para fundar el banco online X.com y  se enfocó en los pagos vía correo electrónico. 
 
Un año más tarde se fusionó con la firma de software Confinity y así nació PayPal, que en 2018 procesó $578.000 millones en pagos, y hoy está valuada en u$s126.000 millones. 
 
Luchó para que no se vendiera  la compañía. Sin embargo, finalmente, en 2002, no logró quebrar la voluntad del resto de sus socios y fue adquirida por eBay en $1.500 millones, de los cuales casi $200 millones fueron a parar al bolsillo del emprendedor. 
 
A pesar de renunicar a Paypal el dinero que conseguió por su venta  lo ayudaría a crear los cimientos de dos gigantes del nuevo siglo: SpaceX y Tesla.
 
La nueva cara de Tesla 
 
Elon Musk no fundó Tesla. Fueron otras personas las que trazaron el proyecto, diseñaron el primer prototipo e incluso lo probaron.  La idea fue los ingenieros Martin Eberhard y Mark Tarpenning los que crearon el Tzero, un vehículo pequeño y amarillo que podía acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4 segundos y funcionaba a electricidad. 
 
Sin embargo,  invirtió en la compañia y aportó con nuevas ideas y lentamente se el sudafricano se convirtió en la cara visible de la empresa.
 
Poco a poco, Tesla fue abriéndose camino dentro de la industria y en 2010 se transformó en la primera automotriz estadounidense en salir a la Bolsa, desde Ford en 1956. 
 
 
 
 A la conquista de Marte
 
Sin embargo, antes de desembarcar en la automotriz, Musk inició su tercer emprendimiento. En su visión, los costos de fabricar cohetes y naves para ir al espacio eran demasiado altos, por lo que se propuso investigar la manera de reducirlos. Para eso formó un grupo de técnicos y científicos, aunque convencerlos no fue fácil. 
 
"No podía contarles directamente que quería crear una compañía aeroespacial. Entonces les dije: ‘¿Te gustaría ayudarme con un estudio de viabilidad para averiguar si es posible realizar avances en tecnología de cohetes? Serán solo un par de fines de semana de tu tiempo’", detalló. Fue así como nació Space Exploration Technologies, más conocida como SpaceX, en 2003, según una publicacipon de iProUp. 
 
La compañía fue la primera en lograr que sus cohetes regresaran a la Tierra después de un lanzamiento, lo que permite que sean reutilizables y, a su vez, disminuyan enormemente los costos de una misión espacial.
 
 Es difícil saber en cuánto está valorada SpaceX, porque al ser una empresa privada no está obligada a publicar sus libros financieros. Sin embargo, un reportaje de la cadena CNBC estima que a febrero de 2020 la compañía puede valer más de US$35.000 millones.
 
SpaceX nació con la idea de desarrollar el turismo espacial, pero la gran meta de Musk es que algún día los humanos logren colonizar Marte.
 
 
Incluso en 2018, al mejor estilo cinematográfico de Musk, SpaceX envió al espacio un auto Tesla.
 
 
 
Noticia relacionada: 
 
 

HOY EN HOME