La estrella infantil que abandonó la fama y ahora vende aceite | Vistazo

La estrella infantil que abandonó la fama y ahora vende aceite

Redacción Miércoles, 24 de Junio de 2020 - 15:18
Facebook
Twitter
Email
El protagonista de la comedia televisiba "Malcolm in the middle", Frankie Muniz, decidió alejarse de Hollywood siendo toda una estrella juvenil y maneja hoy un negocio en una pequeña ciudad de Arizona.
 
“En 2002 fui nominado a un Globo de Oro. En 2020 estoy aquí, sentado frente al espejo mirándome la calva”. decía en un tweet.
 
La nueva vida de Frankie Muniz, nacido en Nueva Jersey en 1985, ya no tiene espacio para el glamour del cine.
 
Etiquetado con 14 años como nuevo Macaulay Culkin por su exitoso rol de chico inteligente, decidió alejarse de la industria en la cima de su fama.
 
Lo hizo antes de llegar a sus veinte años. Cuando se cumplen dos décadas del estreno de la inolvidable sitcom, dice haber encontrado la felicidad en una pequeña tienda situada en pleno desierto estadounidense, cambiando los guiones por botellas de aceite que él mismo se encarga de llenar.
 
Scottsdale no es el lugar en el que uno esperaría encontrar a una estrella del cine y la televisión conocida en medio mundo.
 
Es una ciudad de tamaño medio, a poco menos de media hora en coche de Phoenix (Arizona), y situada en una de las zonas más áridas y conservadoras del país.
 
Aquí, Muniz es el encargado de una pequeña tienda del casco viejo de la ciudad, especializada en aceites orgánicos, vinagres balsámicos añejos y demás aderezos.
 
“Quiero ser el rey del aceite de Estados Unidos”, exclama el actor, al frente del negocio del que era cliente desde hace años y que ahora dirige junto a Paige, su esposa desde el pasado mes de febrero.
 
Outrageous Olive Oils and Vinegars, que presume de artesanía y calidad “premium”, es la última parada de una trayectoria tan insólita como personal.
 
En poco más de tres décadas ha ejercido como multimillonario actor de cine y televisión, piloto de automovilismo profesional, baterista en dos grupos de rock, mánager musical y tuitero de éxito.
 
No golpeó a ningún paparazzi, no fue arrestado por consumo de drogas, no copó los titulares de los tabloides por su frenética vida sexual, no malgastó toda su fortuna.
 
Su éxito de principios de siglo es una nube borrosa para él. “No tengo recuerdos ni de haber estado en Malcolm”, confesó Muniz en 2017, sobre las pérdidas de memoria severas con las que convive desde hace más de una década.
 
“Mi madre me habla sobre viajes o grandes eventos a los que fuimos y son historias nuevas para mí. No sé cuál es la causa, pensaba que así era cómo funcionaba mi cerebro. No sabía que debía recordar haber ido a los Emmy cuando era joven”, añadió en el programa Dancing with the stars, en el que participó hace algunos años. 
 
Su frágil estado de salud ha sido clave en su trayectoria vital. Entre 2012 y 2013 sufrió dos pequeños derrames cerebrales (accidentes isquémicos transitorios).
 
Su etapa como piloto de carreras, con diferentes accidentes que le provocaron diversas conmociones cerebrales y la fractura de varias costillas y la espalda, también puso en peligro su vida.
 
“Tengo el cuerpo de un hombre de 71 años”, reitera.
HOY EN HOME