Conflictos empresariales se resuelven en centro de mediación

jueves, 20 agosto 2020 - 05:50
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

 
Despidos, deudas bancarias, problemas de pagos entre cliente y proveedores, conflictos por la no ejecución de contratos o disputas societarias, son algunos de los temas que se abordan en el Centro de Mediación Empresarial (CME), recientemente inaugurado en Guayaquil.
 
El director del espacio, el empresario y exdirigente empresarial, Francisco Alarcón, señala que la mediación en materia empresarial ha sido subvalorada y subutilizada, pero para llenar el vacío entre la solución de disputas de manera amigable y directa, decidió fundar el CME.
 
Explica que “la mediación es la negociación entre las partes, con la asistencia de un tercero neutral o mediador que cambia radicalmente la dinámica de las negociaciones”.  Esta herramienta tiene una fuerza legal alta, respaldada en la Ley de arbitraje y mediación, porque tiene como instrumento el acta de mediación, "el cual equivale a una sentencia ejecutoriada de última instancia y cosa juzgada".
 
Al inicio de la pandemia, en el CME se realizaron más mediaciones laborales por despidos intempestivos. Como un ejemplo, el director cita que se puede llegar a un acuerdo entre trabajador y empleador porque este último no tiene la capacidad de pagar la liquidación de inmediato y se logra el abono de esos valores a plazo, incluso con intereses por el tiempo concedido. “Así, la empresa se queda con un caso cerrado, con una sentencia ejecutoriada de última instancia y el trabajador se va con un título de ejecución que de aquí a mañana un juez puede validarlo, en caso de que lo requiera”.
 
Para Alarcón l a principal ventaja de la mediación es mantener buenas relaciones entre las partes, además de la agilidad (hasta en tres días se resuelven las disputas) y el índice de éxito, que según su experiencia es del 90%.  También señala que las partes pueden controlar el destino de la sentencia y es una alternativa voluntaria y confidencial, aunque la resolución es de obligatorio cumplimiento.
 
Actualmente la Ley de Apoyo Humanitario dispone de una figura legal para que las empresas deudoras lleguen a un acuerdo con sus acreedores para evitar el cierre. Esta medida está vigente por un plazo máximo de tres años, contados desde la vigencia de esta ley, con el modelo de concordato preventivo excepcional, que se lo puede realizar también en el CME.
 
“En lugar de quebrar pueden acogerse al mecanismo”, dice Alarcón que luego de su trayectoria de más de 20 años en el mundo de los negocios y gremial, decidió estudiar un LL.M. (una maestría en leyes) con especialidad en International Business Law, en Queen Mary University of London. Posteriormente se acreditó como Mediador Internacional, en el Centre for Effective Dispute Resolution, CEDR, en Londres.
 
“Comparándolo en términos médicos los juicios son la cirugía mayor, la recuperación es lenta; mientras que la mediación es terapia con mecanismos más rápidos y menos dolorosos”, expresa Alarcón.
 

Más leídas
 
Lo más reciente