¿Cuáles son las claves para higienizar y conservar los alimentos durante el COVID-19?

lunes, 17 agosto 2020 - 03:17
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

La pandemia por el COVID-19 exige una higiene y manejo más estrictos de los alimentos, con el fin de evitar contagios y conservarlos por más tiempo.
 
Ahora, las compras del hogar son generalmente planificadas para que duren un mes, evitando de esta manera salir de casa con frecuencia. Además, existen algunos productos como los lácteos, frutas y verduras que requieren mayor cuidado. 
 
Ana Altamirano, nutricionista explica que,” la coyuntura actual nos obliga a ir más allá de la limpieza básica que se realizaba antes, como lavar algunos alimentos en agua al momento de utilizarlos; ahora, es necesario someterlos a un proceso de desinfección una vez que los alimentos llegan a casa y es importante hacerlo de manera correcta, utilizando los productos adecuados, de manera que no se estropeen y duren más tiempo”.  
 
Antes de la desinfección, la especialista de Pasteurizadora Quito indica que las f rutas y legumbres deben estar lo más limpias posibles y que no se encuentren en espacios poco higiénicos. Esto facilita su limpieza y brinda mayor seguridad. También es importante verificar que estén en excelentes condiciones, sin golpes.
 
En cuanto a los productos empacados y lácteos, hay que verificar el registro sanitario y que la marca sea de procedencia segura.  También es importante revisar que los empaques no tengan ningún corte o abertura; igualmente, ningún golpe que haya deformado el envase. Esto es muy importante, ya que al presentar algún orificio o deformación existe el riesgo de oxigenación del alimento reduciendo su tiempo de vida útil.  
 
Para desinfectar los alimentos, la especialista sugiere una dilución de cloro de 7.5 ml en 10 litros de agua, esta preparación es suficiente para limpiar los envases, incluso vegetales y frutas.
 
También se puede aplicar cloruro de benzalconio e, incluso, productos naturales como extracto de toronja. Igualmente, el jabón y agua son efectivos. Lo ideal es no saltarse este proceso y antes de almacenar los alimentos enjuagarlos con abundante agua hervida. 
 
En el caso de los alimentos que vienen en envases Tetrapak y tetrafino, como es el caso de la leche o crema de leche, lo más recomendable es aplicar, con un dispensador, alcohol en el área de corte previo a su apertura y retirar el exceso con un paño limpio. 
 
Existen algunas técnicas para conservar los alimentos de manera adecuada y segura: 
 
Tipo de envase: Lo más recomendable es que se almacene alimentos en empaque Tetra Pak y, además, que el alimento cuente con procesos de pasteurización y ultra pasteurización. Esto garantizará la calidad de estos, mantendrá todos sus nutrientes y brindará mayor tiempo para su consumo, sin necesidad de refrigeración (en caso de que no hayan sido abiertos aún). Una vez abiertos es importante mantenerlos en refrigeración y consumirlos en el menor tiempo posible.
 
Frío y congelación: En el primer caso se recomienda mantener los productos en refrigeración de 0 a 5 grados. Esta técnica es ideal para alimentos perecibles como frutillas, duraznos, sandía. Para los vegetales es recomendable colocarlos en los compartimentos destinados a las verduras. Para el proceso de congelación, en cambio, se recomienda mantenerlos bajo los 18 grados centígrados. Éste último es básico para carnes y pescados, así como para alargar la vida de ciertos vegetales como: brócoli, zanahoria, sambo, zapallo y arvejas. 
 
Además de las técnicas principales de conservación, los lácteos y productos frescos requieren procesos específicos para cada uno:
 
Leche: si se encuentra en envase de Tetra Pak y aún no ha sido abierto, manteniéndolo en un ambiente fresco y seco puede durar 180 días. Una vez abierto, tiene una duración de 5 días, pero lo ideal es consumirlo en el menor tiempo posible. 
 
Mantequilla: Se debe mantener siempre en refrigeración. En el empaque sin abrir tiene una duración de 90 días, una vez abierto debe ser almacenado dentro de un envase seco y hermético, envuelto en el mismo material del empaque original y consumido en el menor tiempo posible.
 
Yogurt: Aquellos que vienen en envase de plástico requieren refrigeración inmediata, luego de lavarlos. En cuanto a su consumo, su tiempo de validez tiene un promedio que varía entre 30 a 45 días. Por ejemplo, Vita Yogur tiene una duración de 45 días. Una vez abierto, se lo debe consumir de inmediato. 
 
Queso: Este alimento debe permanecer siempre en refrigeración, ya sea abierto o cerrado. Tiene 30 días de duración si no ha sido abierto. Aunque la temperatura ideal puede variar entre los 4 y 12 grados, en el caso de las neveras de casa, se puede elegir las partes menos frías (pueden ser los espacios destinados a las verduras). Cuando ya ha sido abierto, es muy importante almacenarlo en un recipiente seco, cerrado herméticamente y consumirlo en el menor tiempo posible.

Más leídas
 
Lo más reciente