Se plantean varios aspectos para lograr una reactivación económica

miércoles, 22 septiembre 2021 - 10:07
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Las graves pérdidas económicas que dejó la pandemia en el Ecuador, tan solo son una parte de las secuelas ocasionadas en uno de los momentos más duros del país. Cifras del Banco Central del Ecuador muestran pérdidas totales (públicas y privadas) que sumaron un total de 16.381,7 millones de dólares durante el período de marzo a diciembre del 2020, de las cuales al sector privado le corresponden 12.790,51 millones de dólares, que representan el 78,1% de estas afectaciones.

Sin embargo, esta grave crisis vivida, también concedió grandes enseñanzas y retos para la mayoría de empresas del país. Uno de ellos fue el desafío de lograr una evolución y automatización en varios procesos internos de cada compañía.

Lea también: La trazabilidad, estrategia clave para verificar la confiabilidad de los medicamentos

En ese sentido, Marcela Perilla, presidenta de SAP para la región norte en América Latina y el Caribe reconoce que ante la evolución muchos procesos manuales han quedado en el pasado y han sido reemplazados por nuevas tecnologías que han permitido a las empresas a ser más eficientes, aunque también admite que todavía existen varias tareas manuales que persisten en medio de una transformación tecnológica.

El proceso de cambio también es otros desafíos para las empresas, sostiene Perilla, razón por la cual en otros países ya se está trabajando en un marco regulatorio para el teletrabajo, de tal manera que se pueda llegar a una adecuada modalidad híbrida, incluyendo sobre la mesa temas como la desconexión digital, y que tomarán gran importancia como lo fue anteriormente el tema de ciberseguridad.

Pablo Zambrano, presidente de la Federación de Industrias del Ecuador y presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias y Producción, reconoce que aunque diversas empresas en el país contaban con sólidos planes de acción frente a emergencias y otros desastres naturales, ninguna compañía tenía previsto cómo actuar ante una pandemia.

Lea también: Lasso expone en Nueva York su visión para impulsar la economía de Ecuador

Sin embargo, también afirma que las empresas pudieron salir adelante gracias a tres habilidades blandas como son el compromiso, la resiliencia y la adaptabilidad.

Frente a este contexto varias inversiones realizadas desde el sector privado estuvieron alineadas en mejorar sus procesos logísticos y digitales. En este último aspecto intervienen temas como la automatización, la transformación digital y la mejora de la productividad que se dieron a causa del confinamiento.

Resultado de aquello, segmentos como el e-commerce y los métodos de pago digitales mostraron un total crecimiento.

Además de la aceleración digital, Francisco Jarrín, presidente de la Cámara de Industrias de Guayaquil, indica que el proceso de vacunación en el Ecuador ayudó a la reactivación económica. En el reciente Gobierno, este proceso involucró también a la empresa privada y a las universidades del país, apoyando a continuar con el plan de vacunación.

Lea también: Tras finalizar el plan de vacunación empresarial, se busca la ejecución de un proyecto de reactivación económica

Jarrín indica que, para ello, se abrieron cerca de 250 puntos de vacunación privados, los cuales estuvieron financiados en su logística, por la empresa privada, llegando a inocular a cerca de un millón y medio de personas con su dosis completa, beneficiando no solo a sus colaboradores, sino también a proveedores, familiares y personas cercanas a la empresa.

La cuarta revolución industrial también es un aspecto que está obligando a las compañías a tomar todos los recaudos necesarios para hacer inversiones en temas de transformación digital. Frente a este aspecto, la pandemia aceleró todos estos procesos, razón por la cual, el presidente de la Federación de Industrias del Ecuador sostiene que toda empresa debe tener una estrategia digital, sin importar su tamaño.

Como parte de las experiencias recogidas alrededor del país Pablo Zambrano observa cómo varios departamentos de ventas han reducido su número de trabajadores, pero a su vez han adoptado tecnologías como big data para mejorar la toma de decisiones en sus estrategias, teniendo buenos resultados, en medio de una crisis de la cual el país aún no logra salir.

Más leídas
 
Lo más reciente