La historia de Claudio Villanueva: el marchista que dejó una lección al mundo

sábado, 18 septiembre 2021 - 10:20
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

El marchista ecuatoriano, Claudio Villanueva, conmovió a todo el mundo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2021, tras completar la carrera de los 50 kilómetros, pese a una lesión, mostrando su determinación y coraje.

Sin embargo, pocos conocen la historia que hay detrás de este emblemático deportista ecuatoriano. El periodista Sébastien Mélières entrevistó a Villanueva para Vistazo en vivo, donde comentó detalles inéditos de su vida como su paso por España y el duro momento que tuvo que atravesar tras la desaparición de su padre.

El atleta, quien actualmente se encuentra recuperándose en Quito, narró que nunca pensó en abandonar la competencia, pese a que ya venía arrastrando una lesión. “Lo que me propongo lo hago, en mi mente nunca imaginé renunciar a los Juegos Olímpicos”.

En ese momento de dolor y esfuerzo, lo único que pensaba Villanueva era en su familia: mamá, esposa e hijos; quienes siempre han estado con él en los momentos más difíciles de su vida, al igual que sus entrenadores y empresas que han aportado en su preparación.

“Al finalizar la competencia lloré de impotencia, de no poder dar lo que quería y soñaba que es la medalla olímpica, venía con un buen tiempo en contiendas clasificatorias”, dijo Claudio Villanueva.

Pero más allá de las medallas, Villanueva dejó una enseñanza de vida: no rendirse ante la adversidad. Y es que para llegar a los Juegos Olímpicos, el deportista ha recorrido un largo camino.

DE ECUADOR A ESPAÑA

La marcha llegó a la vida de Claudio Villanueva en el 2005, cuando su entrenador, Luis Chocho, dio una conferencia en el colegio del atleta.

“Yo siempre veía en el periódico a Fausto Quinde, Andrés Chocho, Mauricio Arteaga, Míriam Ramón, Jefferson Pérez, entre otros. Entonces, Luis me dijo que él les había preparado, yo me quedé impactado, y empecé a entrenar”.

En los siguientes años, Villanueva consiguió varios reconocimientos para el país y la provincia de Azuay, de donde es originario, pero no encontró apoyo de las autoridades. Por lo tanto, decidió viajar a España, donde se integró a la selección de marcha desde el 2009 hasta el 2012.

Pero en el 2013 regresó debido al estado de salud de su madre, quien empezó a tener problemas con el corazón, “pensé más en la salud de mi mamá que en el deporte”. En ese año entrenaba en Ecuador, pero seguía compitiendo para España.

En el 2014 se estableció definitivamente en su país natal. Para esa época ya existía el plan de alto rendimiento, lo que le motivó a quedarse, aunque tuvo que esperar dos años para participar por Ecuador, pues así lo estipulan las reglas internacionales.

En ese tiempo combinaba los entrenamientos con su puesto como chofer. “Trabajaba desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde, luego entrenaba un poco y seguía con mi otro oficio como taxista hasta la una de la madrugada. Luego me despertaba a las 04:30 para entrenar y seguir la misma rutina”.

Finalmente en el 2015 logró clasificar a los Juegos Olímpicos de Río 2016 y pudo acceder al plan de alto rendimiento, con esto se dedicó netamente a entrenar.

$!La historia de Claudio Villanueva: el marchista que dejó una lección al mundo

PADRE DESAPARECIDO

Claudio Villanueva recuerda con nostalgia a su padre de nacionalidad española, quien desapareció en el Parque Nacional Cajas en Cuenca y hasta el día de hoy se desconoce su paradero.

Esto ocurrió en el 2007, precisamente cuando el marchista ganó una medalla en los Juegos Panamericanos. “Cuando gané la medalla dije: papá si estás vivo regresa a la casa, pero si estás muerto cuídame desde el cielo”.

Pero en la vida de Villanueva también hay otra persona especial que lo llena de motivación: su hijo Santi, quien tiene una discapacidad. Mire la entrevista completa para saber más detalles:

Más leídas
 
Lo más reciente