Gremio del Transporte público de Quito suspende paralización y normaliza el servicio

martes, 26 octubre 2021 - 07:27
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

El gremio del transporte público urbano de Quito decidió no paralizar sus actividades en la capital, como se tenía previsto para este martes 26 de octubre, en coincidencia con la jornada nacional de protesta convocada por sindicatos, el movimiento indígena y otras organizaciones sociales.

Jorge Yánez, presidente de la Cámara de Transporte Público del Distrito Metropolitano de Quito, informó que la decisión de suspender la paralización se tomó luego de una reunión que mantuvo con el ministro de Transporte, Marcelo Cabrera, y el alcalde de la ciudad, Santiago Guarderas, reportó Diario El Comercio.

En la madrugada llegaron a un acuerdo para iniciar un proceso de diálogo frente al incremento del precio de los combustibles.

La paralización estaba prevista desde las 05h00 y el servicio se reanudaría cuatro horas más tarde, un periodo de alta demanda.

El dirigente del transporte ha asegurado que el último incremento en el precio de las gasolinas, especialmente del diésel que utilizan los autobuses, ha llevado al sector a una situación económica insostenible.

La decisión del presidente Lasso, que "aumenta el nivel de los precios de los combustibles" ha sumido en "la postración a la transportación urbana" del país, ha indicado Yánez.

La oferta del mandatario de exonerar impuestos a la importación de neumáticos y otros insumos del transporte, "la devolvemos con mucho respeto", dijo el dirigente.

Según Yánez, desde el Ejecutivo no se ha dado "ningún tipo de solución" a la situación del transporte público urbano, que desde hace varios años exige una revisión de la tarifa del servicio.

Incluso se refirió a una reciente declaración del alcalde de Quito, Santiago Guarderas, en el sentido de calcular en 1,5 dólares el valor de la tarifa para el funcionamiento del metro de la ciudad, aún en construcción, mientras que la del servicio urbano de autobuses es de 0,25 dólares.

Se requiere "la fijación de una tarifa técnica para el transporte urbano", subrayó Yánez tras solicitar al presidente Lasso la apertura a un proceso de diálogo para atender la situación del transporte urbano masivo de pasajeros.

La medida de hecho anunciada por los transportistas se dio de forma paralela a la jornada de protesta convocada por sindicatos y el movimiento indígena para este martes, que se prevé incluya el cierre de carreteras.

Esos colectivos exigen que se congelen los precios de los combustibles, sin ningún incremento adicional, y a un valor de meses atrás.

El presidente Lasso anunció el pasado viernes que congelaba el precio de la gasolina extra o regular en 2,55 dólares el galón (3,75 litros), así como el valor del diésel en 1,9 dólares, lo que supone un incremento importante respecto a la cotización de principios de mes, según los colectivos sociales.

El anuncio de la congelación del precio de los combustibles, cuyo valor dependía de una franja de variación mensual, era una medida que esperaban los sectores sociales, pero el incremento atado a esa fórmula terminó con la paciencia de las organizaciones populares.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) incluso calificó como un "engaño" al anuncio del mandatario, pues consideró que, más bien, encarecía el precio de los carburantes, con el efecto que ese tipo de medidas tiene en el valor de otros productos, sobre todo los de primera necesidad.

Para el exdirigente de la Conaie y experto en asuntos indígenas Apawki Castro, la movilización de este martes busca la derogación y no sólo la suspensión de varios decretos ejecutivos que liberalizaban el precio de las gasolinas.

"Lo que ha hecho el presidente Lasso es tratar de apaciguar el descontento social y de manera engañosa, con el precio incrementado, anuncia el congelamiento del precio de los combustibles", opinó Castro.

Según él, "había planteamientos que se congele, pero en el precio de los meses anteriores, no encareciendo más", lo que repercute negativamente en "la economía de la población ecuatoriana".

Castro aseguró que el movimiento indígena no se cierra a un proceso de diálogo con el Gobierno, pero aseguró que es difícil conversar luego de unas decisiones que afectan al pueblo.

La Conaie se sentará a dialogar "cuando el Presidente dé muestras de voluntad política de gobernar para el pueblo y no para el FMI", que es el que condiciona este tipo de medidas que afectan a la economía de la mayoría de ecuatorianos, aseguró Castro.

Más leídas
 
Lo más reciente