Detienen a mujer que intentaba ingresar celulares y cargadores a la Cárcel de Turi, en Cuenca

viernes, 2 julio 2021 - 11:16
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Nuevos operativos policiales han detectado que, pese a los controles en el ingreso de personas y objetos a las cárceles del país, elementos como armas, celulares y hasta sustancias ilícitas logran traspasar las barreras y llegar a los privados de libertad.

La mañana de hoy, una ciudadana fue detenida por la Policía Nacional en las instalaciones del Centro de Rehabilitación Social Turi de Cuenca, ya que intentaba ingresar una cantidad de objetos prohibidos a las instalaciones carcelarias.

La mujer había escondido más de 10 celulares, más de una docena de cargadores y otros accesorios como audífonos, dentro de un motor que iba a ser enviado a los talleres. Se sabe que la ciudadana ya fue detenida y dispuesta para iniciar procesos investigativos.

Hace dos semanas, la Policía Nacional intervino en los doce pabellones del Centro de Privación de Libertad Guayas 1, más conocido como la Penitenciaría del Litoral. Los agentes encontraron armas de alto calibre, paquetes de droga escondidos bajo tierra, elementos que serían utilizados para fabricar armas artesanales en un taller clandestino, y más.

Asimismo, la semana madrugada del 29 de junio, las autoridades detuvieron a un ciudadano venezolano que intentaba ingresar al mismo centro carcelario, más objetos prohibidos. Los informes policiales detallan que se encontraron armas de fuego como pistolas, revólvers y escopetas; así como 260 cartuchos de varios calibres, armas blancas, celulares, cargadores, routers de internet, droga y hasta una consola de Playstation 4.

Tanto la Penitenciaría del Litoral como el Centro de Privación de Libertad Regional Guayas no. 4, el Centro de Privación de Libertad Regional Latacunga y la Cárcel de Turi en Cuenca, fueron escenarios de amotinamientos de los privados de la libertad en febrero pasado. En ese entonces una ola de terror se expandió por tres centros carcelarios del país, desde los cuales se divulgaron grotescas fotos de cuerpos sin cabeza y cadáveres desmembrados, así como un video donde los presos juegan fútbol con una cabeza.

Entre los fallecidos de las cuatro cárceles, las autoridades indicaron que la cifra total ascendía a 79 personas. Desde entonces los centros de privación de libertad del país han registrado constantes revueltas y motines en los cuales los presidiarios se encuentran armados.

El exministro de defensa, Patricio Pazmiño, aseguró en su tiempo que la policía se mantendrá vigilante en las cárceles “el tiempo que sea necesario”.

Sin embargo, la semana pasada se suscitó una riña entre policías y Guardias de la penitencia del Litoral, que ha puesto en cuestión de la ciudadanía la efectividad de la alianza entre los servidores policiales y los del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI).

Más leídas
 
Lo más reciente