Nuestros héroes

viernes, 13 agosto 2021 - 10:58
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

    ¿Qué es un héroe? Tal vez la definición hecha por el actor Christopher Reeve resulta la más precisa. Reeve, quien encarnó en el cine al mayor superhéroe de ficción Superman, sufrió un accidente ecuestre que lo dejó parapléjico y el resto de sus días demostró su heroísmo al llevar su tragedia con gran dignidad. “Héroe es un individuo ordinario que tiene la fuerza de perseverar a pesar de obstáculos, que parecen abrumadores”. Ese mismo ejemplo de heroísmo lo acabamos de ver en Richard Carapaz, Neisi Dajomes y Tamara Salazar, nuestros campeones olímpicos.

    Es muy difícil imaginarse la infancia de todos ellos, viviendo en provincias casi olvidadas por la historia y los gobiernos. La primera bicicleta de Carapaz fue encontrada en la basura, como chatarra y él la montó sin llantas. Después tuvo que ir a entrenarse en otro país, porque en el nuestro los ojos siempre están en el fútbol, espectáculo de masas y de muchos ídolos falsos. Neisi Dajomes, en cambio, cuyos padres se separaron por la inseguridad de no contar con papeles de residencia, llegó por casualidad a un gimnasio donde se descubrió su habilidad para la halterofilia y donde la familia de su primer entrenador la acogió como una hija, para que no abandone el deporte.

    A Carapaz, un error le costó no participar en los Juegos Olímpicos de Londres, pero él tenía ya en su corazón la llama de un objetivo para alentarlo a conquistar las rutas. A fuerza de constancia y trabajo diario, todos tuvieron la resiliencia para levantarse cuando no ganaron y para encontrar los recursos para participar. Perseveraron a pesar de las limitaciones, que a otros hubieran desalentado. El triunfo, como lo dijo en su intervención Carapaz, es suyo. Sin embargo, su ejemplo es para todos, como en su momento hace 25 años lo fue el de otro campeón: Jefferson Pérez, también un luchador incansable a pesar de su pobreza y carencias. Pérez ha sido inspiración para una generación de marchistas, que sueñan en conquistarlo todo. Así también será Carapaz, el aliento para inspirar a muchos ciclistas. Y Dajomes y Salazar lo serán para las mujeres pesistas.

    Una sociedad necesita de héroes de carne y hueso, que se conviertan en modelos de comportamiento, que influencien las acciones y motiven a otros a descubrir su potencial, a vencer las debilidades, a luchar por sueños, aunque parezcan imposibles. Más aún en una sociedad como la ecuatoriana, donde muchos de los que a veces triunfan en diversas esferas son ídolos con pies de barro o con manos manchadas por el delito. Necesitamos más modelos como Richard Carapaz, Neisi Dajomes, Tamara Salazar y Jefferson Pérez.

    ¡Salud grandes ejemplos!

    Más leídas
     
    Lo más reciente