<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Cómo era la vida y la vestimenta de las mujeres en Afganistán en los años 70

La llegada de los talibán a la capital afgana, Kabul, ha hecho cundir el pánico entre la población, pues se teme un nuevo 'reino del terror', como el que ya se produjo entre 1996 y 2001

19 agosto 2021 - Bienestar

Afganistán es hoy el foco de todas las miradas. La huida del presidente Ashraf Ghani el pasado domingo y la retirada del Ejército afgano, que no opuso ninguna resistencia a la llegada de los talibán en Kabul, han propiciado que la bandera del Emirato Islámico de Afganistán ondee en lo más alto del palacio presidencial en un tiempo récord. La comunidad internacional teme que los fundamentalistas islámicos vuelvan a imponer su ley, la 'sharía', como ya hicieron entre 1996 y 2001, años que se conocen como el 'reino del terror', ya que durante dicho periodo se produjeron innumerables violaciones contra los derechos humanos, especialmente contra la vida de las mujeres.

En los últimos días se ha viralizado una imagen de tres mujeres paseando por Kabul. La foto fue realizada por Laurence Brun en 1972 y es un reflejo de cómo en la década de los 70 la vida para las mujeres afganas se parecía a la que pudieron vivir las mujeres de países occidentales de la época. Las tres mujeres de la imagen llevan faldas y vestidos cortos, lo que choca con la vestimenta a la que están destinadas las mujeres que viven en países dirigidos por fundamentalistas islámicos a día de hoy.

En el siglo XX, el país experimentó un gran desarrollo de los derechos de las mujeres. Durante el reinado del Rey Amanullah, entre 1919 y 1929, se promovió la libertad de las mujeres en la esfera pública para disminuir el control que las familias tenían sobre ellas. Se alentó la educación femenina y en 1921 se abolió la ley del matrimonio forzado y el matrimonio infantil y se impusieron restricciones a la poligamia, una práctica muy común en el Afganistán de la época.

La Reina Soroya, esposa de Amanullah, es considerada una de las primeras activistas afganas y musulmanas, ya que llevó a cabo diferentes reformas para mejorar la vida de las mujeres y su posición en el núcleo familiar. Sin embargo, estos gobernantes no fueron del agrado de todo el mundo. La sociedad de Afganistán no estaba preparada para la igualdad de género y las medidas modernizadoras que querían llevar a cabo los monarcas. Finalmente, diversas protestas de corte más conservador acabaron con el reinado del matrimonio.

Los sucesores de los mismos fueron más moderados, pero continuaron avanzando hacia la igualdad entre hombres y mujeres. Tras la elección de Mohammed Daud Khan como primer ministro la mujer comenzó a tener más presencia pública. Uno de sus principales objetivos fue tratar de liberarse de la tradición extremista islámica de tratar a las mujeres como ciudadanas de segunda, cuyas vidas no valían tanto como las de los hombres. Así, las mujeres comenzaron a poder optar a ciertos puestos de trabajo y comenzaron a disfrutar de ciertas libertades que antes les eran negadas.

En 1950 se elimina el 'purdah', la práctica de la cultura musulmana e hindú del norte de la India de recluir y ocultar a las mujeres de los hombres que no sean sus parientes directos (mahram) y en 1964 se aprobó la Constitución de Afganistán, que estuvo vigente hasta 1977. Con la carta magna se creó un nuevo parlamento, dominado por su cámara baja, que debía ser elegida por sufragio universal. Es decir, a partir de este momento todos los ciudadanos afganos tenían derecho a votar, incluidas las mujeres.

Sin embargo, durante los golpes de Estado y la ocupación soviética, que comenzó en 1979, así como los conflictos entre el Gobierno y los grupos muyahidines entre los años 80 y 90, las mujeres volvieron a sufrir una merma significativa en sus derechos. Finalmente, en 1996, cuando Hekmatyar se integra al Estado Islámico de Afganistán como primer ministro, las mujeres sufrieron todo tipo de vejaciones y violaciones de sus derechos humanos.

En 2001, cuando la OTAN ocupa Afganistán tras los atentados de 2001 en Estados Unidos, las mujeres comienzan a recuperar ciertos derechos. No obstante, en 2012, el presidente Karzai aprobó un 'código de conducta' en el cual se establecía que 'las mujeres no deben viajar sin un tutor masculino y no deben mezclarse con hombres extraños en lugares como escuelas, mercados y oficinas'.

Hoy por hoy, la ley afgana no contempla la igualdad de género y organizaciones que velan por los derechos humanos, como Human Rights Watch o Amnistía Internacional han expresado su preocupación por los derechos de las mujeres y las niñas en el país. De hecho, el Georgetown Institute for Women, Peace and Security incluye a Afganistán entre los países más inseguros para las mujeres en su análisis del año 2019/2020.

Tags:
Compártenos