No al populismo

lunes, 1 febrero 2021 - 01:12
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

    POR PATRICIA ESTUPIÑÁN
     
    En los inicios de su carrera política  al presidente de Estados Unidos  Joe Biden le pusieron el apodo de  “la boca” por su manera incesante de hablar, a veces sin medir las consecuencias.  Por una metedura de pata se retiró de su  primera campaña presidencial en los 80.  Probablemente, esa verborrea era un mecanismo de compensación contra la tartamudez que tuvo en su infancia y que  con tenacidad pudo superarla. La madurez de la vida lo condujo al otro extremo:  el autocontrol de sus palabras. En la crisis  montada por su oponente para no reconocer su triunfo dejó que las instituciones de su país desvanezcan las afirmaciones falsas. Y cuando hordas extremistas  se tomaron el edificio del Congreso, salió  como presidente electo a pedirle de manera firme, pero sin ataques personales,  al presidente Trump que exija a sus partidarios abandonar el sitio. A los 78 años,  quien iniciara su carrera política como  uno de los más jóvenes senadores en la  historia y que termina como el presidente más longevo, es digno de admiración.
     
    Su discurso de posesión inspira. Sin  nombrar a su antecesor aseguró que trabajará en los problemas que tiene como reto y que buscará la unidad del  país. “Ni la pandemia, ni la economía, ni el cambio climático, ni la justicia racial pueden ser enfrentados con  una nación en guerra consigo mismo”, sostuvo. ¡Cuánta diferencia con  los cambios de gobierno en Ecuador!  En la mayoría el discurso inicial fue  una extensión de las campañas políticas para no reconocer mérito alguno en el antecesor y quejarse amargamente sobre la tarea que le tocará  enfrentar, una disculpa anticipada de  que no habrá éxito.
     
    Otro punto importante fue el  homenaje a la democracia. “Hoy celebramos no el triunfo de un candidato, sino de una causa, la causa de la democracia. La voluntad de  la gente ha sido escuchada y el poder de la gente reconocido. Hemos  aprendido que la democracia es un  bien precioso y frágil pero la democracia ha ganado”. En Ecuador, donde han alternado dictaduras y gobiernos civiles, algunos de los cuales  como el del presidente Rafael Correa  tuvieron empaque de dictaduras, la  falta de democracia ha resultado un  lastre para el progreso.
     
    Finalmente es imperativo el compromiso con la verdad. “Debemos rechazar la cultura en la cual los datos  y los hechos son manipulados y en  algunos casos hasta fabricados…Las  mentiras dichas por el poder o por  ganar conducen a hechos dolorosos”.  En nuestra campaña electoral y en  nuestros políticos la verdad es elusiva. Hay mentiras que rayan en el cinismo: asegurar que han conseguido  millones de dosis de vacunas. El populismo siempre juega con mentiras  aprovechándose de las necesidades y  sueños de los más débiles, por conseguir votos. En alguna campaña, Álvaro Noboa hizo llenar formularios  de inscripción para las casas que se  construirían si ganaba. Los formularios fueron encontrados en un basurero. Andrés Arauz ha prometido mil  dólares “electrónicos” si gana. Pan para hoy, hambre para mañana. Dinamitará la dolarización, único sistema  estable en un país tan inestable como  el nuestro. En las elecciones próximas  enterremos al populismo y votemos  por el candidato que defienda la causa de la democracia, no hay mejor sistema -con todas sus deficiencias- para garantizar libertad y progreso.

    Más leídas
     
    Lo más reciente