Ximena Aulestia, el poder de la persistencia

viernes, 26 marzo 2021 - 10:52
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Su belleza no ha sido opacada por el transcurso del tiempo. Fue una figura emblemática del mundo de la televisión ecuatoriana para luego serlo también en Colombia. A sus 68 años, Ximena continúa haciendo gala de su profesionalismo, sobriedad y elegancia. Luego de vivir 26 años en el país vecino, regresa para reencontrarse con su familia y trabajo.
 
Pionera en la comunicación
Fue Miss Ecuador en 1969, estudió diseño de interiores, que era lo que la apasionaba, y gracias a un azar del destino se le presentó la oportunidad de realizar un casting en Teleamazonas. Es aquí que su camino profesional toma un giro inesperado. De la mano de Lolo Echeverría, quien fuera vicepresidente de noticias de ese canal quiteño, inicia y afianza una apasionante carrera en el mundo de las comunicaciones.
 
Después de 12 años en el canal, pasa a formar parte del espacio noticioso en Gamavisión y, al mismo tiempo, se desempeña como directora de Relaciones Públicas y comunicaciones de una reconocida tarjeta de crédito. 
 
Por motivos de amor -contrae su segundo matrimonio con Manuel Rueda, un prominente médico colombiano- y de trabajo, se traslada a Bogotá. Instalada allí, labora como presentadora en NTC Noticias durante 9 años, además de conducir el exitoso programa “Siguiendo el rastro” y de ser imagen de distintas entidades del Estado.
 
Decide alejarse de la pantalla chica en su mejor momento para continuar emprendiendo con nuevos retos, “trabajé en temas de comunicación estratégica y corporativa con organismos internacionales, el Estado colombiano y el sector privado, además en radio, que como se sabe, la radio colombiana es un referente mundial y una gran escuela”.
 
Se siente especialmente emocionada al recordar el trabajo que realizó en la Alta Consejería Presidencial para la Reintegración entre paramilitares y guerrilleros desmovilizados. “En mis recorridos conocí una Colombia maravillosa, profunda, con su gente afectada por el conflicto, pero siempre en búsqueda de medios para salir adelante...”. Este inestimable aporte de la periodista trajo el otorgamiento de la nacionalidad colombiana por decreto, de parte del expresidente Álvaro Uribe.
 
Actualmente se encuentra trabajando en Quito con Benjamín Ortiz y su hija Bernarda, en BOA Estrategia y Comunicación. No ha dejado de lado su amor por la radio, junto a María Judith Rosales comparte el programa “Punto de encuentro”, donde a través de un diálogo ameno y cotidiano se tratan temas actuales emitidos por la emisora La Única. Asimismo, escribe artículos quincenales en la revista Criterios Digital.
 
Foto: La periodista regresa a Ecuador después de años de vivir afuera. Inicia una nueva etapa en su vida familiar y de trabajo.
 
Luchadora incansable
Ximena se caracteriza por ser una mujer sensible y auténtica. No niega que haya tenido que superar obstáculos tanto en su trabajo como en su vida privada, “nada es imposible, hay que saber sortearlos con disciplina y persistencia”. Hace algún tiempo su salud se vio afectada por un cáncer de tiroides, al oír la noticia se preocupó ya que el médico le confirmó que su voz podría ser afectada... ella afrontó con coraje la situación, fue operada y se sometió a un fuerte tratamiento del que ha salido adelante. “No me ha cambiado la vida, lo único es que tengo que tomar mi medicamento diariamente a la misma hora muy temprano en la mañana”, relata. Al preguntarle qué la define, sin titubeos contesta: “La persistencia y la lucha permanente”.
 
Vida en familia
La periodista nació en Brasil debido al trabajo de su padre. Tiene presente que creció dentro de una familia maravillosa, recuerda una niñez feliz, aunque desde ese entonces era exigente consigo misma, “no me gustaba andar descuidada y si me ensuciaba la ropa pedía que me cambiaran de inmediato... creo que más bien era tímida y con miedos superados en el transcurso de mi vida. Era un poco ´Susanita´, la de Mafalda ,y sin embargo, he sido lo contrario”.
Ximena se ha divorciado en dos ocasiones. Fruto de su primer matrimonio con Pablo Rivadeneira nacieron sus hijos María José y Juan Pablo. Es abuela de cinco nietos y confiesa sentirse feliz de haber regresado, está sin pareja y en paz.
 
Íntimamente...
 
- ¿Qué te inspira en el día a día?
- Las metas a cumplir.
 
- ¿TV o radio?
- Los dos, cada uno tiene su magia.
 
- ¿Tus pasiones más allá del trabajo?
- El campo, los animales, la música, la lectura, descubrir y aprender sobre tecnología.
 
- ¿Cómo ha cambiado tu visión de la belleza desde esa elección de Miss Ecuador a la actualidad?
- La belleza es pasajera si no tienes esencia, por supuesto que es una obligación cuidarse y no solo por un tema de vanidad, cuidar la imagen es una cuestión de respeto hacia uno mismo y hacia los demás. Hay una frase que es muy real y se debe tomar en cuenta: “No hay una segunda oportunidad para una primera buena impresión”.
 
- ¿Te asusta envejecer?
- Sí, por lo que conlleva, el deterioro del organismo y las enfermedades sobre todo mentales.
 
- ¿Maternidad?
- Es una responsabilidad muy grande, tuve a mis hijos muy joven y a esa edad no se tiene conciencia de lo que significa, es el amor más puro y desinteresado. Tengo la suerte de tener unos hijos que son maravillosos.
 
- ¿Has cumplido tus sueños?
- La mayoría.
 
- Un sabio consejo que has seguido en tu vida:
- No se puede confiar en todo y en todos
 

Más leídas
 
Lo más reciente