La fortaleza del sector bananero se evidenció en 2020

viernes, 26 febrero 2021 - 09:59
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

La industria bananera ecuatoriana vivió un 2020 totalmente paradójico, pues, el año más complejo de la sociedad moderna, debido a la rápida propagación del COVID-19 en el mundo, se convirtió en el año de los récords para la cadena productiva de la fruta en el país.
 
Más de 380 millones de cajas de banano exportadas, que generaron 3.668 millones de dólares, fueron los principales resultados del sector bananero del Ecuador. Cifras nunca antes registradas y que se lograron en un contexto de confinamiento mundial por varias semanas.
 
Resultados que se sustentan en diversos factores. El primero, el incremento de la producción de la fruta, como consecuencia de más hectáreas cultivadas y sembradas en nuestro país, un aumento en la productividad de las plantaciones y una normalidad climática, pues no se registraron lluvias excesivas o inundaciones, asegura José Antonio Hidalgo, director ejecutivo de la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE). Al contar con una mayor producción, la oferta exportable ecuatoriana aumentó.
 
Paralelamente, muchos países incrementaron el consumo de la fruta ante la necesidad de mejorar la alimentación como una medida para enfrentar el COVID-19. 
 
En total, Ecuador exportó el año pasado 23 millones de cajas más en comparación con 2019. “La población debe seguir alimentándose y tomó conciencia que su alimentación debe ser más natural para tener un sistema inmune fortalecido”, reflexiona Leonidas Estrada, presidente de la Corporación Regional de Bananeros Ecuatorianos (Agroban).
 
Así, durante el contexto de la pandemia el banano tuvo mayor aceptación porque tiene un empaque natural aséptico y es un producto que está disponible durante todo el año. 
 
“Otro hecho, es que desde el Ecuador nunca se dejó de exportar, estamos hablando de la tercera parte de la exportación mundial, porque si bien hubo dos semanas críticas (11 y 12), a partir de allí se mejoró la logística de transporte, se aceptaron los certificados sanitarios emitidos digitalmente.  Allí se dio prioridad a la descarga de alimentos”, resalta Hidalgo. 
 
Este factor fue fundamental, agrega Estrada, pues todo el sector se unió para mantener operativa la cadena logística interna, a fin de garantizar la salud de los trabajadores como elemento esencial, y luego la producción, transporte y exportación de la fruta.
 
 
Este comportamiento se evidenció en Corporación Palmar, que ante la llegada de la pandemia en el país, las primeras acciones de la empresa estuvieron encaminadas a la bioseguridad.
 
“Tomamos todas las medidas de prevención para nuestro personal, se realizaron charlas de parte de nuestro departamento médico y seguridad ocupacional, dotamos de todos los implementos para protección como mascarillas, gafas, guantes; y efectuamos chequeo médico constante”, asegura Danilo Palacios, director ejecutivo de la Corporación.
 
Buenas perspectivas
El 2021 comenzó con el pie derecho para la industria bananera, que disfruta de una cotización alta por la caja de la fruta en diferentes mercados, debido a la demanda creciente durante las primeras semanas.
 
Sin embargo, por el lado de la oferta también se proyecta un ligero incremento durante el primer trimestre, pues los países productores: Ecuador, Colombia, Costa Rica, Guatemala, entre otros, tienen más fruta a disposición.
 
“La única excepción será de Honduras que, por sufrir el impacto de dos huracanes consecutivos, su producción se normalizará en el segundo semestre de este año”, aclara el Director ejecutivo de AEBE.
 
Este evento climático permitiría que los compradores internacionales demanden más fruta ecuatoriana y eso incidiría en mejores precios, indica Estrada. Una tendencia que se podría mantener incluso en la temporada baja de la fruta (entre junio y septiembre) si la afectación en las plantaciones hondureñas fue realmente fuerte.
 
“Los precios estarán buenos, pero nunca se sabe”, afirma el Presidente de Agroban. Hay que estar atentos al comportamiento de la demanda de los mercados compradores, que en su mayoría cerró el 2020 con una tendencia positiva. 
 
“Con estos antecedentes y de no mediar efectos climáticos adversos, el mercado mundial mantendrá su nivel de compra sobre todo en el primer trimestre del 2021”, agrega Hidalgo. 
 
Más información del sector bananero en la edición de Revista Enfoque de febrero.

Más leídas
 
Lo más reciente