El ‘rastreador de virus’ que predijo la actual pandemia de Covid-19 en 2012

lunes, 14 junio 2021 - 13:46
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

David Quammen, un escritor estadounidense, es también conocido como el ‘rastreador de virus’. El investigador ha estado en cuevas, selvas y laboratorios en busca de datos sobre nuevos virus o brotes de los ya existentes, para alertar al mundo. Su primer reporte fue sobre el Ébola y de ahí le ha seguido el rastro a otras enfermedades víricas como el VIH, la gripe aviar, la gripe porcina, el H1N1 y más.

Desde el 2007 hasta ahora ha escrito 15 libros sobre la zoonosis, cuando un virus salta de un animal a un humano. No obstante, el que hoy llama la atención fue redactado en 2012 y se titula “Spillover: Animal Infections and the Next Human Pandemic”, o en español “Contagio, la evolución de las pandemias”. En el texto, el investigador narra la inminente presencia de un virus, al que denominó “The Next Big One”, que pondría sobre las cuerdas al planeta.

Lo sorprendente es que describe con total precisión al Covid-19 y el pronóstico de un oscuro panorama: “Cuando dejemos de preocuparnos por ese brote, tendremos que preocuparnos por el siguiente. O hacer algo para cambiar las circunstancias actuales. (...) Zoonosis es una palabra del futuro destinada a usarse mucho en el siglo XXI”.

EL SIGUIENTE GRAN VIRUS

En una entrevista con El Tiempo, de Colombia, Quammen dijo que cuando escuchó que un nuevo coronavirus estaba infectando a personas en Wuhan, supo de inmediato que había un grave peligro de pandemia. Asimismo, indicó que desde hace algunos años los coronavirus se estaban posicionando en los primeros puestos de las listas de posibles enfermedades que se pueden volver pandemia, y que era predecible que la infección salte desde un murciélago.

“Lo que más me sorprendió, a medida que se desarrolló la pandemia, fue lo poco preparados y dispuestos que estaban algunos líderes políticos para hacerle frente. El menos preparado para afrontar la situación fue Donald Trump, por lo que Estados Unidos se convirtió en líder mundial de casos y muertes. También me llamó la atención lo duro que se vio afectado el norte de Italia”, dijo.

El escritor indicó que cree que el primer contagio no se dio en el mercado mayorista de Wuhan, sino que ya había estado circulando en la ciudad por lo menos desde noviembre de 2019. A pesar de ello, aseguró que existían muchas probabilidades de que el virus haya partido de un murciélago en el sur de China, que se transmitió de manera discreta y luego como pólvora en Wuhan.

“La causa última de estos derrames o desbordamientos que traen nuevos virus a los humanos es la interacción humana disruptiva con la vida silvestre, especialmente en los ecosistemas altamente diversos, donde existen tanta especies de animales, todos portadores de virus únicos. Cuando perturbamos esos ecosistemas, para extraer recursos, nos exponemos a ellos”, explicó.

Debido a que la mortalidad del virus es relativamente baja (el 1%), el experto cree que políticos y gobernantes se han valido de ello para no tomar medidas, que han terminado en desastres humanos.

“Este es el Big One que discutimos en ese momento. Pero esta no es la última amenaza de pandemia que enfrentaremos. Todavía podría llegar fácilmente otra Big One, en la medida en que continuemos aumentando nuestra población, aumentando nuestro consumo y nuestro impacto en el mundo natural”, indicó el experto.

EL FUTURO DE LAS PANDEMIAS

A diferencia de la viruela, el Covid-19 puede seguir matando a mucha gente porque aún es un virus zoonótico, es decir, todavía existe un animal que sirva como reservorio. En el caso de la primera enfermedad mencionada, se convirtió eventualmente en un virus humano, por lo que, con vacunas y medidas públicas de salubridad, se pudo erradicar.

“Los virus más problemáticos son precisamente los zoonóticos, los que se propagan a los humanos desde los animales. Porque estos nunca podrán ser definitivamente erradicados de los humanos, a menos que también lo sean de sus huéspedes animales”, dijo Quammen.

Así, el escritor indicó que la siguiente gran pandemia podría ser causada por un virus que parta de cualquier sitio con una gran biodiversidad existente, como el Amazonas, el Congo, el sudeste asiático, el sur de México, del noreste de Australia, el oeste de la India, del suroeste de Estados Unidos, o de los altos Andes.

“Los seres humanos nos enfrentamos a tres grandes problemas en este planeta, todos creados por nosotros mismos: el cambio climático, la amenaza de una pandemia y la pérdida catastrófica de la diversidad biológica. La población multiplicada por el consumismo es la causa común de los tres. No podemos resolver ninguno de ellos sin la voluntad de limitar nuestro consumo y nuestra reproducción. También necesitamos la cooperación comunitaria y la voluntad política”, aseguró.

Para Quammen, en este momento hay que enfocarse en una cosa: luchar no solo contra el mal liderazgo respecto a la distribución de las vacunas contra el covid-19, sino también hacia la “ignorancia” de la gente y la falta de respeto a la ciencia.

“Teorizaciones de conspiración, paranoia sobre la intrusión del gobierno en la vida privada, para persuadir a las personas de que se vacunen y se la pongan también a sus hijos. No hay vacuna contra la ignorancia y el miedo humanos, excepto la paciencia, la educación y la democracia bien informada y tranquila”, finalizó.

Más leídas
 
Lo más reciente