Las desgarradoras palabras de Ingrid Betancourt frente a sus secuestradores de las Farc

miércoles, 23 junio 2021 - 16:04
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Ingrid Betancourt es una excongresista colombiana que en 2002 fue secuestrada por miembros de las Farc cuando se dirigía a negociar un acuerdo de paz. Durante seis años, ella estuvo aislada de la sociedad en una zona selvática del conflicto, temiendo por su vida y viviendo en condiciones infrahumanas.

En 2008 Betancourt fue liberada por el ejército, junto a otras personas prisioneras. Desde ahí se ha enfocado a trabajar por la paz en uno de los países donde los conflictos con la guerrilla han marcado más vidas. Esta mañana, ella estuvo presente en “Encuentro por la paz”, una ceremonia que buscaba responsabilizar a varios exmiembros de las Farc por años de secuestros y desapariciones.

Antes de reencontrarse con sus captores, entre lágrimas Betancourt dio un desgarrador discurso en el que se reflejó su dolor, pero también su esperanza por construir una Colombia nueva.

El DISCURSO

La excongresista habló sobre la valentía de todos los exsecuestrados presentes en “Encuentros por la paz” ya que para muchos constituía revivir sus peores traumas. Dijo que aquel era un ejercicio espiritual que debía llevar a cabo para identificar su papel en la larga cadena de violencias de Colombia, con el fin de detenerla.

“Aquí estamos los que estamos, cargando nuestras heridas y nuestros muertos, con la dificultad de mirarnos los unos a los otros a la cara, con el dolor de oírnos y con el pudor de nuestras emociones, pero con la decisión compartida de contribuir a romper el círculo vicioso de la violencia cuando vemos que intenta reaparecer en las dramáticas confrontaciones que vienen enlutando al país”, expresó.

Betancourt mencionó que tanto “verdugos” como “víctimas” eran una prueba viviente de que “la guerra es un fracaso” y que no ha servido para generar ningún cambio. Hizo referencia a que si dos partes del conflicto han podido escucharse en un teatro, significa que “el amor es más grande, que hay esperanza. Y si hay esperanza, hay futuro”.

$!Discurso en Encuentros por la paz

La excongresista indicó que la reconciliación es difícil y que para lograrla es necesaria una redención y “rehumanización” de sus agresores, así como la configuración de una nueva relación entre ellos, dejar de ver a los demás “a través del lente reduccionista de las ideologías”. De acuerdo a Betancourt, esto llevaría a asumir posiciones extremistas que solo logran separar al país.

“Fuimos todos, ellos y nosotros, deformados por la deshumanización a la que esta ideologización dio origen. A nombre del pueblo, las Farc se convirtieron en los verdugos del pueblo, convencidos de que su causa era justa y los autorizaba a cualquier criminalidad. No fueron los únicos verdugos. Otros, con otras ideologías, y a nombre del mismo pueblo, hicieron lo propio, inundando a Colombia en un baño de sangre”, recordó.

Ser consciente de las deformaciones de las ideologías sería para ella un instrumentó invaluable para lograr la libertad y la igualdad. “Que nunca más podamos pensar que una idea vale más que una vida humana”, expresó.

Por ello habría que recordar, para aprender de los errores y no volverlos a repetir. “Esto no es un ejercicio para hacer tabula rasa, sino para recordar”, dijo “Esto que pasó no lo olvidamos, porque no es sobre un terreno virgen que construimos una nueva Colombia. Al contrario, esta es nuestra verdad colectiva, estas son las fundaciones sobre las cuales debemos construir una Colombia sin guerra”.

De ese modo, los colombianos podrían saber que, a pesar de los años de cruel historia, se puede lograr paz, “mirarnos a la cara y salir de esta espiral de violencia”.

La excongresista envió un mensaje especial en el marco de las protestas de los jóvenes contra el Gobierno y el abuso de las autoridades policiales. Ella dijo que espera que la policía, que asesinó a varios civiles bajo la idea de que estaban en guerra, “entiendan la diferencia y no vuelvan a empezar”.

“Aquí, frente a Colombia, frente a nuestras familias y a nosotros mismos, provenientes de todas las experiencias de la guerra, de todos los rincones del país, de todos los credos y de todas las sensibilidades políticas, mujeres y hombres de todas las generaciones, le hemos querido dejar a la Historia nuestra única verdad, la de afirmar que, como colombianos, no queremos volver nunca al pasado y que estamos listos para enmendar y construir hombro a hombro un nuevo futuro para todos”, finalizó.

Para Betancourt este es el momento en el que Colombia necesita reconciliarse, pues el país entero vive momentos de tensión después de las violentas manifestaciones que empezaron a finales de abril, y que han dejado más de 40 muertos y 2 mil heridos.

Más leídas
 
Lo más reciente