¿Cómo se hizo Leonidas Iza?

lunes, 2 diciembre 2019 - 03:40
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

Leonidas Iza Salazar proviene de una familia de dirigentes indígenas históricos. Sus primos participaron en los primeros levantamientos en la Sierra centro, tras la caída del régimen de hacienda. Es un recambio generacional con una historia de más seis décadas.
 
Segundo Leonidas Iza Salazar, de  37 años, empezó como catequista.  Dice que ha leído la Biblia dos veces,  pero cuestiona la verticalidad de la Iglesia. También refiere haber leído autores  marxistas, de izquierda, derecha e incluso  neoliberales. Se identifica más con la izquierda aunque no deja pasar las críticas  a sistemas que no han funcionado por  “ortodoxos”, como la Unión Soviética.
 
El dirigente indígena, que ganó protagonismo en las protestas de octubre  contra las medidas económicas del Gobierno, hace notar que conoce de libros.  Ante las críticas sobre sus referentes  (uno de sus preferidos es el escritor y periodista peruano José Carlos Mariátegui,  un pensador marxista) Iza Salazar dice  que le parece un insulto que se quiera  criminalizar o limitar el pensamiento.
 
“Una cosa es leer, y otra es materializar  lo que dicen los autores. Eso yo no hago.  Cada país es diferente y no se puede  hacer calco y copia. También he leído a  Adam Smith, pensador del liberalismo y  del capitalismo”, replica.
 
Sin embargo, el que más le marcó, dice,  fue “Las venas abiertas de América Latina”,  de Eduardo Galeano. “Ahí empecé a redescubrir la historia. Me dolió saber que así  trataron a nuestros abuelos”. Cuenta que  lo leyó a los 15 años. Luego empezó a seguir el camino de la lucha social: participó  en las protestas que terminaron con la salida de Jamil Mahuad, formó un grupo de  jóvenes para impartir el catecismo y todo  esto lo formaría políticamente.
 
Inició con algunas propuestas políticas que él las define así: “La incultura  del evangelio”, que no permite la visión  de la naturaleza en la Iglesia, sino solo la  perspectiva vertical de Dios; el estudio  de la Teología de la Liberación, que marcó el pensamiento político de izquierda  de la Iglesia en la segunda mitad del  siglo XX, en América Latina, con curas  como monseñor Leonidas Proaño y Óscar Romero, entre otros.
 
Por ello, su propuesta es que los que  más tienen son los que más deben tributar, y no cargar el peso de los subsidios a  los indígenas que han sido explotados.  Sus declaraciones hacia el vicepresidente  Otto Sonnenholzner (que no trate de  dividir a los indígenas o luego no esté  “lloriqueando” si el movimiento le aplica  justicia indígena) levantaron polémica.
 
 Leonidas Iza, estuvo acompañado por sus primos, exdirigentes del movimiento, durante el paro de octubre en Quito. 
 
Éste es el nuevo rostro de la dirigencia que no descarta nuevas manifestaciones si el Gobierno insiste en las reformas  económicas, pero ¿cuál es la historia que  lo trajo hasta aquí?
 
La familia detrás de Iza
Iza Salazar trae consigo décadas de experiencia de su familia en la dirigencia  indígena de Cotopaxi. Tras la reforma  agraria, cuando las tierras empezaron a  pasar a manos de los indígenas, el padre  (José María Iza Viracocha) y tío (Daniel  Iza Viracocha) del joven dirigente fueron piezas claves en la organización, hace ya  unos 60 años. Luego, sus primos mayores empezaron a formar los primeros  movimientos a finales de la década de  1970 para exigir sus derechos.
 
Cuando Leonidas Iza Salazar apenas  nacía, su primo Leonidas Iza Quinatoa  formaba la Unión Nacional de Organizaciones Campesinas del Norte de Cotopaxi (Unoncan). Luego fue diputado y  presidente de la Conaie. Se convirtió  en la figura que hizo oposición a Lucio  Gutiérrez cuando el mandatario se proclamó mejor amigo de Estados Unidos y  promovió la aprobación de los tratados  de libre comercio.
 
 
En décadas pasadas también destacaron María Diocelinda y Luis Olmedo  Iza Quinatoa, tanto en la dirigencia,  en política, como en la función pública.  Estos primos mayores de Iza Salazar, lo  acompañaron durante las protestas de  octubre dándole consejos y apoyándole  en todas sus decisiones, según confiaron  a Vistazo. Ellos dicen que se mantuvieron en perfil bajo para no opacar el  liderazgo de su primo menor.
 
El antropólogo Víctor Breton, en su  libro “Toacazo en los Andes equinocciales  tras la Reforma Agraria”, analiza lo que  pasó con las haciendas, en especial con  Cotopilaló y ubica a la familia Iza como  parte de una élite de la dirigencia indígena, junto a otros apellidos como Umajinga, Herrera y Tibán, que también han  participado en política.
 
Iza Salazar ya venía con intenciones políticas desde hace más de una  década, cuando actuó como legislador  alterno en la Constituyente de Montecristi, en 2008. “Participé en dos sesiones, luego fui asesor en la Asamblea  durante tres meses; denuncié corrupción pero nadie ahí tenía la intención  de hacer algo”, dice el dirigente. Por eso  dejó la política, pero ahora regresó y  tiene el apoyo de algunos sectores para  potenciar su figura. 

Tags:
Más leídas
 
Lo más reciente