Titanoboa: La boa más grande de la historia que podía medir hasta 15 metros

miércoles, 24 noviembre 2021 - 16:41
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

National Geographic publicó un artículo en el que describe el descubrimiento, en Colombia, de la Titanoboa y otras especies que habitaron la Tierra hace 60 millones de años.

El texto, publicado el pasado 20 de noviembre, menciona que la Titanoboa cerrejonensis (reconocida como la serpiente más grande que se haya registrado hasta el momento) llegaba a medir 15 metros de longitud y podía pesar hasta 1,2 toneladas.

Los restos fósiles de este impresionante animal fueron encontrados en 2007, dentro de la mina de carbón del Cerrejón en Colombia. El autor detalla que la serpiente vivió en los ríos y pantanos del mencionado país.

De acuerdo con el tamaño de su mandíbula, la Titanoboa habría sido capaz de devorar cocodrilos de un solo bocado. Además, sus características eran muy cercanas a la Boa constrictor de la actualidad.

Según la revista científica, en 2002 un grupo de paleontólogos descubrió plantas fosilizadas. Eso representó el primer indicio de que, el ahora llamado Cerrejón, fue hace 58 millones de años una densa jungla, con 100% más de precipitación al año que el Amazonas. "Con una humedad agobiante, animales y plantas que le doblan el tamaño a los que conocemos hoy", describe el autor.

El grupo de investigadores, del Instituto Smithsoniano, descubrieron también restos de cocodrilos y tortugas gigantes. Eso junto a las plantas, fueron los factores indicados para determinar los patrones climáticos de la zona, que en la actualidad es una región árida.

Estos hallazgos llevaron a que en 2007 las excavaciones aumenten. De esta manera se encontró lo que al principio se consideraron los restos de una anaconda. Sin embargo, luego de estudiarlos, los científicos descubrieron que se trataba de la Titanoboa.

Al ser el antecesor de las boas, su forma de someter a las presas no era por medio de veneno, sino que, con su gran tamaño las asfixiaba. Usaba su fuerza de constricción de más de 180 kilos por pulgada cuadrada, lo que representa un peso superior al puente de Brooklyn, en Nueva York.

Sin embargo, no se pudo hacer una reconstrucción precisa hasta varios años después en los que se encontraron progresivamente costillas, vertebras y el cráneo.

Más leídas
 
Lo más reciente