Mujer encuentra al verdadero asesino de su hija tras 23 años y un inocente sentenciado

lunes, 17 mayo 2021 - 14:54
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

En 1998, un hombre fue condenado por la muerte de Angie Dodge, una joven de 18 años. Para todos parecía que el caso era otro de aquellos que finalmente obtenía justicia, excepto para la madre de la víctima. Ella sospechaba que aquel al que las autoridades habían marcado como culpable realmente no lo era, y no iba a dejar que quien verdaderamente asesinó a Angie, quede libre e impune.

Tras 23 años de intensa búsqueda, Carol Dodge dio con la persona que acabó con la vida de su hija y probó que el sistema de justicia había condenado a un inocente, en medio de la búsqueda de alguien a quien culpar.

EL CASO

La última vez que Carol vio a Angie fue en 1996. Ellas vivían en Idaho Falls, Estados Unidos. Angie era la menor de tres hermanos varones y trabajaba en un negocio de cosméticos. La noche antes de su desaparición, la joven y su madre estaban viendo una película en el domicilio de la mayor, cuando empezaron a discutir. La menor entonces dejó la vivienda de Carol y después de ese momento no se sabría nada más de ella.

Tiempo después el personal del negocio donde trabajaba Angie llamó a Carol y le informaron que habían hallado el cuerpo de Angie y que debía dirigirse a la estación de policía para identificar el cadáver. Angie había sido violada y posteriormente asesinada con 14 puñaladas en un pueblo donde los crímenes no eran frecuentes, por ser un espacio pequeño donde todos se conocían.

$!Carol Dodge (izquierda) y Angie Dodge (derecha)

En ese momento las autoridades calificaron el caso y la escena de homicidio como “una verdadera pesadilla”.

En 1998 se acusó Christopher Tapp de la violación y el homicidio de Angie y fue condenado a cadena perpetua. No obstante, Carol estaba convencida de que no era el verdadero criminal pues no hubo mucha evidencia incriminatoria contra Tapp. 10 años después de la sentencia, Carol estudió los vídeos de los interrogatorios que la policía de Idaho Falls hizo al joven y determinó que el chico había sido prácticamente forzado y amenazado con ir a la cámara de gas durante las investigaciones.

ADN DESCUBIERTO

Carol llegó a ofrecer 5 mil dólares a quien pudiera proporcionarle pistas sobre el caso del asesinato y la violación de su hija. Incluso se mantenía firmes sobre las autoridades, pues cuando se recolectaron las pruebas, había bastantes fluidos en los que se podía encontrar ADN. En aquellos tiempos el análisis de ADN no estaba muy avanzado, pero conforme la ciencia evolucionaba con los años, Carol presionaba más a los policías por información.

Finalmente, estudios de ADN y expertos que también dudaban de que Tapp fuera el asesino, confirmaron que el supuesto homicida nunca había estado con Angie Dodge. Carol entonces estudió árboles genealógicos empleando las pistas del ADN, que coincidían con descendientes de una pareja del año 1800.

La policía ayudó con su base de datos y pudo dar con el asesino, quien se llamaba Brian Leigh Dripps, tenía ahora 53 años y estaba en Caldwell, Idaho. Durante cuatro cortos meses en 1996 vivió frente a la casa de Angie, tiempo suficiente para perpetrar el crimen y desaparecer de la mirada pública, mientras otro hombre estaba siendo condenado y una madre sufría por la muerte de su hija.

Lo más sorprendente es que hace 23 años la madre había pedido a la policía que tome muestras de ADN de Dripss, pero las autoridades se habían negado. En 2019 Carol resolvió el enigma del asesinato de su hija y pudo liberar a un inocente. En febrero de 2021, Dripps admitió haber violado a Angie, pero indicó que no pensaba matarla, sino que eso “solo sucedió”. En este mes se espera conocer la decisión del juicio.

$!Christopher Tapp (izquierda) y Brian Leigh Dripps (derecha).
Más leídas
 
Lo más reciente