Narcisse, el pueblo canadiense que atrae turistas con las serpientes | Vistazo

Narcisse, el pueblo canadiense que atrae turistas con las serpientes

Tendencias

Narcisse, el pueblo canadiense que atrae turistas con las serpientes

Redacción Miércoles, 19 de Junio de 2019 - 15:24
Cada primavera, los turistas amantes de los reptiles van a Narcisse, un pueblo ubicado en Manitoba, en el centro de Canadá. De ese lugar emergen, después del invierno, unas 70 mil serpientes de liga, según New York Times.
 
Salen de sus madrigueras con el único objetivo de reproducirse. Son dos o tres semanas de frénesi en mayo. Luego se dispersan con la llegada del verano a tierras pantanosas ubicadas a 20 kilómetros de distancia. En otoño retornan a la tierra para invernar.
 
Las más grandes miden hasta 45 centímetros. Son inofensivas para las personas. Su mordedura no desgarra la piel del ser humano. Por eso, familias y escuelas van de excursiones a ese lugar.
 
Las serpientes han hecho de ese sitio de piedra caliza su casa. En invierno pasan en madrigueras ubicadas a cinco metros debajo de la tierra. Ingresan a través de las grietas que se han formado con la erosión. Se refugian allí del frío, de la nieve y de la lluvia. Solo salen cuando las condiciones externas son las ideales. A veces a inicios de mayo, en otros, como en este año, a fines de ese mes.
 
 
En su primer invierno buscan refugio en las colinas de hormigas, madrigueras de animales o cualquier grieta disponible. Solo en el segundo año emigran con el gran grupo y algunas buscan su guarida usando su olfato.
 
Según el gobierno local de Manitoba, solo allí se pueden observar miles de serpientes que en cualquier otro lugar del mundo. Además está autorizado que los visitantes sujeten entre sus manos a aquellos reptiles, pero siempre con la ayuda de un guía, ya que son frágiles. Solo en privamera, durante el apareamiento, los guardaparques recomiendan que no se atrape a las hembras.
 
 
Una forma de determinar el sexo es estudiar su comportamiento. En la primavera, las serpientes macho se juntan en la superficie de la guarida a la espera de aparearse con una serpiente hembra. Forman una bola de apareamiento conformada por 100 machos y una hembra. También por su tamaño: las hembras son más grandes.
 
A pesar de ese atractivo turístico, Narcisse es casi un pueblo fantasma. Allí se destaca una gasolinera abandonada.