El desafío de ser madres diversas | Vistazo

El desafío de ser madres diversas

Tendencias

El desafío de ser madres diversas

Diana Romero | [email protected] Domingo, 12 de Mayo de 2019 - 12:30
La norma social e incluso religiosa -cada vez más extemporánea y caduca- dice que las familias deben estar compuestas por madre y padre, pero en la diversidad sexogenérica no solo hay hogares que se conforman de maneras “atípicas”, sino que son refugios amorosos en donde abunda el conocimiento del otro, la comprensión y sobre todo, la empatía. 
 
Diana Maldonado es una reconocida activista por los derechos GLBTI y por los derechos humanos y abiertamente bisexual. Alejandra, ahora de 17 años, llegó a su vida a transformarlo todo. La maternidad es compleja, cuenta. Es una premura constante y una mezcla de muchas emociones.
 
Alejandra se enteró de la orientación sexual de Diana cuando tenía unos 8 años. “Ella ya había visto por webcam a quien era mi novia en ese tiempo y le expliqué que a su mamá le gustan los hombres y las mujeres y que puede enamorarse de cualquiera Me escuchó y me hizo preguntas. Ningún conflicto”.
 
 
Pero una noche, tuvieron un momento especial y conmovedor. “Me preguntó si mi novia  me hacía feliz. Me dijo que si ambas nos amábamos ella no tenía ningún problema con nada. Me dio un beso y se fue”. 
 
Diana cuenta que para Alejandra estar en un ambiente diverso, rodeada de adultos, ha moldeado su forma de pensar respecto al tema. “Si escucha a algún compañero o profesor que se expresa mal, ella corrige. Conoce muchísimo sobre identidades queer, derechos humanos. Ella todo lo toma con naturalidad e información de por medio”, explica Diana. Le gusta saber que su hija es una buena persona. 
 
Dice que además de amarla, la admira. “Ha pasado por cosas complicadas, capítulos de bullying por mi. Yo tuve una crianza bastante liberal y no podía criarla de otra forma. Ha tenido problemas en el colegio y a mi me tienen como mala creo, por dejarla ser”. 
 
Claudia Alvarado es otra madre que ejemplifica esta diversidad sexogenérica. Ella, junto a su esposa Valeria Jácome, crían juntas a Tomás, de 12 años. Una tarea compleja, porque “Tomate” -como lo llaman afectuosamente- padece de una condición llamada "Síndrome del Maulido de Gato", que acarrea consigo algunas limitaciones. 
 
“Siempre que le vamos a explicar algo nuevo, tratamos de ser concretas. Le dijimos que su mami ama a Valeria. De él nació decirle “mamá” a Valeria y “mamita” a mi. Sabe que su papá es su papá y que él tiene una esposa. Vivimos juntas desde hace 4 años y para él es normal porque siempre se lo mostramos como algo normal”, cuenta Claudia. 
 
Explica que a nivel familiar el tema ha sido más delicado, pues parte de su familia no comprende o no quiere aceptar quienes forman parte de su hogar ahora. Y relata que sí, que su maternidad no ha sido fácil, que cuando conoció a su esposa Tomás apenas tenía 4 años y que les tocó aprender juntas, porque ambas eran muy jóvenes. 
 
Pero ella, Valeria, el papá de Tomás y la esposa de él son un equipo sólido, que empuja hacia el mismo lado: criarlo con amor y fortaleza. “Todo esto ha hecho dejemos un poco a un lado nuestra orientación sexual y nos enfoquemos en su bienestar”. 
 
 
Tanto en redes sociales como en su vida fuera del internet, ambas son muy frontales respecto a sus vivencias, creencias y formas de ver la vida. Cuenta que cuando Tomás estuvo en la escuela todos allí supieron que tenía dos mamás. Así también con sus médicos, terapistas y otras personas que lo atienden. “Nosotras siempre lo decimos de frente. Yo digo que ella es, Valeria, mi esposa”. 
 
Sin embargo, Diana y Claudia coinciden en que es distante aún el tiempo en el que la sociedad entienda, que son personas, mujeres y madres capaz de criar hijos como cualquier familia heternormada. Que lo importante es el cariño y la cantidad de amor que llega a sus vidas gracias a esa diversidad.
 
Al final, la vida de las familias inmersas en esta otredad es como dice la canción de la película “Bolt”, de Disney: “No hay hogar como tu hogar. Ahí perteneces tú”.