<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Se separaron a los 20, y se reencontraron 35 años después para revivir su amor

20 junio 2022 - Entretenimiento

Ana y Nico se conocían de toda la vida. Vivían en el mismo barrio de Argentina y se veían con frecuencia, pero, aunque se gustaban, los sentimientos nunca pasaron de las miradas coquetas. No fue hasta cuando tenían 20 años, y se convirtieron en universitarios, que decidieron liberar su magnetismo e iniciar una relación.

Él estudiaba Medicina, y ella Derecho, y aunque su intenso amor no vio obstáculos en un principio, luego de 5 años juntos la relación tomó un giro: Ana quería casarse y formar una familia, pero Nico se encontraba haciendo su residencia, y enfrascado en las demandas de las guardias interminables, por lo cual creía que no había apuro.

$!Foto: Pexels.

Durante un viaje con una amiga, la joven conoció a otro chico, Ramiro, quien ya era abogado y se encontraba bien establecido. Entonces regresó a su hogar y le dio un ultimátum a su novio: “Nos casamos o se termina”, pero él mantuvo su decisión de esperar, ya que quería sentirse más firme en su carrera, por lo cual Ana eligió culminar la relación.

Los años pasaron y cada uno hizo su camino. Ella se casó con Ramiro seis meses después de terminar su noviazgo con Nico, y él se mudó con una colega. Ambos formaron una familia de manera independiente, Ana tuvo dos hijas, y él tres hijos, y aunque cada quien había continuado con su vida, nunca dejaron de pensar el uno en el otro.

Pasaron 35 años hasta que volvieron a contactarse. Él la buscó luego de encontrar las cartas románticas que Ana le enviaba en la juventud. Ambos se encontraban en medio de una crisis con sus parejas y sentían ya no podrían seguir sosteniéndolas así que se separaron.

$!Foto: Pexels.

Luego de varios meses compartiendo mensajes por WhatsApp, los ahora adultos se volvieron a encontrar en diciembre de 2021 cuando el padre de Ana sufrió un quebranto en su salud. Era la primera vez que se veían en años, por lo que el primer abrazo fue eterno.

Ahora, con 60 años, viven su amor incluso, más fuerte que cuando tenían 20. Aunque viven en ciudades diferentes, la distancia no ha sido un obstáculo para que la pareja continúe formando recuerdos, por lo que Ana suele viajar a verlo y sus estadías son cada vez más largas, de acuerdo a una publicación de Infobae.

Compártenos