<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Inició como parte del personal de limpieza y ahora es gerente de la compañía

5 agosto 2022 - Entretenimiento

Cuando Pratiksha Tondwalkar quedó viuda a los 20 años, sabía que las cosas no serían fáciles. La mujer originaria de la India no contaba con los estudios que las compañías le solicitaban para poder contratarla, sin embargo, su ímpetu y anhelo por brindarles un mejor futuro a sus hijos le permitió convertirse en profesional.

$!Foto: Pexels.

De acuerdo a información de India Times, la mujer vivió una serie de obstáculos antes de conseguir un empleo, puesto que las vacantes laborales requerían diferentes certificaciones académicas con las que ella no contaba, por lo cual, empezó a trabajar como asistente doméstica para una familia.

Su esfuerzo en aquella labor le permitió llevar adelante sus estudios, mientras se dedicaba a realizar la limpieza en el State Bank of India (SBI), y fue en aquel lugar donde encontró una nueva oportunidad.

Luego de varios años trabajando para la empresa, y dedicándose a la crianza de sus hijos como madre soltera, Tondwalkar fue reconocida por sus superiores, quienes no dudaron en ascenderla a oficinista, por lo cual inició a laborar en su propio espacio, lejos de los trapos y las escobas.

Motivada por su logro, Pratiksha continuó luchando para subir más escalafones dentro de la agencia, y en solo unos años consiguió ser promovida dos veces, claro, con un sueldo mucho mayor al que ganaba en un principio.

$!Foto: State Bank of India (SBI).

Aquello le permitió matricularse en una universidad nocturna de su ciudad natal, Mumbai. Sus compañeros de clase se dieron cuenta del esfuerzo de la mujer, y de su interés por culminar su etapa educativa, por lo cual decidieron brindarle su apoyo mientras estudiaba.

Finalmente consiguió su título profesional en 1995, y se tituló como licenciada en Psicología. Tras aquel logro, su vida laboral mejoró significativamente, y logró convertirse en gerente general de la empresa a la que había entrado como parte del personal de limpieza.

Ahora, a solo dos años de jubilarse, la mujer de 55 planea usar sus experiencias para ayudar a otras mujeres que viven entre el machismo y la pobreza, y que así, puedan construir una vida fructífera.

“Cuando miro hacia atrás en mi viaje todo me parecía imposible, pero estoy contenta de haberlo logrado“, dijo.

Compártenos