<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

La princesa Ñusta

Tiene tan solo 17 años y en menos de un año conquistó las redes sociales interpretando covers con una sensibilidad y un talento único. Incluso, ya es imagen de una gran marca local.

28 noviembre 2022 - Personajes

Hace un año fui etiquetado por Adriana Vera, una amiga twittera que me recomendaba escuchar a una joven otavaleña que había descubierto en TikTok. Pocos minutos después estaba frente a una adolescente con guitarra en mano cantando con los ojos cerrados el clásico de la década de los 60: “Can’t Take My Eyes Off You”, de Frankie Valli. Se notaba que la filmaban con celular, había una luz tenue sobre su rostro y sus manos, detrás de ella se adivinaban una repisa con muñecas y una foto familiar. Le puse un mensaje de voz en WhatsApp y me contestó con una voz de niña: “Si usted quiere podemos hablar cuando regrese del colegio”.

El mismo día la entrevisté y veía cómo sus videos caseros empezaban a viralizarse. Su versión del tema “Te felicito”, de Shakira, llegó a los pocos días a cinco millones de visualizaciones en TikTok; “Hasta la raíz”, de Natalia Lafourcade, tuvo excelentes críticas de artistas nacionales e internacionales, desde Miami un productor se contactó conmigo para poder llegar a Ñusta (que significa princesa en kichwa).

Mientras se alejaba la pandemia, yo veía con agrado que Ñusta salía en distintos medios y sus videos se multiplicaban en redes. Hace pocos días me enteré que una gran marca de telecomunicaciones la había escogido para ser una de las voces principales de su nueva campaña, venía a Guayaquil, su primer viaje en avión. Por fin nos conocimos, la emoción se mezcló con el entusiasmo y la volví a entrevistar. Como una felicidad nunca llega sola, también estaba Adriana Vera, mi amiga twittera, a quien pude conocer en persona. Todo parece un cuento de hadas, nada tan extraño, Ñusta es una princesa...

$!Ñusta con sus padres María Celina Pillajo Pineda y Alberto Picuasi Cordova. Siempre la apoyaron en su inquieta exploración musical. Se dedican a la agricultura y la artesanía.

Ñusta, un año pasó desde nuestra primera entrevista, ¿qué cambió en tu vida?

Canté “No vuelvas más”, con Nikki Mackliff, y traduje la canción en kichwa, estoy también conversando con Marqués para una colaboración. Cada día subo una canción en redes y salen muchos proyectos. Voy con calma, solo tengo 17 años y tengo que acostumbrar a mis papas a este nuevo estilo de vida. Ellos no tienen redes sociales y no los quiero asustar.

¿Cómo te describirías a un desconocido?

Soy Ñusta, vivo en la parroquia de San Juan de Iluman, cerca de Otavalo. Soy la menor de 9 hermanos y canto desde los 6 años. Aprendí a tocar la guitarra, el piano y el bajo eléctrico en el Colegio Luis Ulpiano de la Torre. Mis papás trabajan en la agricultura y la artesanía. Yo cada sábado ayudo a mi mamá a vender tapices hechos a mano en la Plaza de los Ponchos en Otavalo.

¿Qué sientes cuando cantas?

Desde niña supe que iba a dedicar mi vida a la música. No sabía si tenía una buena o mala voz, simplemente me gustaba cantar en fiestas o en la iglesia de mi localidad. Cuando interpreto una canción soy feliz, siento que soy libre y que puedo improvisar. He aprendido a cantar por mi cuenta imitando a cantantes. Cada día me dedico a uno y lo hago con todo el corazón. Me gusta Ariana Grande, Olivia Rodrigo, Bruno Mars, Sía, Adele y en español Julieta Venegas y Natalia Lafourcade.

$!Ñusta toca la guitarra, el bajo y el piano. Quiere vivir de la música y le gustan artistas como Ariana Grande, Sía, Adele, J. Venegas y Natalia Lafourcade.

¿Qué quieres provocar en tu público?

Agradecerles de todo corazón. Lo único que quiero es que la gente me escuche.

Cantas en español, inglés y kitchua, ¿cómo reacciona la gente de tu comunidad?

Cuando se viralizaron covers que traduje en kichwa, algunas personas me criticaron diciéndome que debería cantar folclore. Yo quiero llevar mi cultura otavaleña afuera porque soy orgullosa de mi pueblo. Mi primer idioma es el español y mis papás me siguen enseñando kichwa, es muy importante estudiarlo para darlo a conocer.

¿Hablas inglés?

Estoy aprendiendo pero canto en fonética, lo importante es ir mejorando cada día y lograr interpretaciones emotivas. Quisiera ser una artista internacional, suena difícil pero yo quiero trabajar duro, atrás de cada video existe un gran esfuerzo.

¿Te sientes famosa?

A mediados de 2021 abrí cuentas en TikTok e Instagram. Para mí fue todo un cambio recibir notificaciones de miles de seguidores. Es chistoso porque me reconocen en redes pero cuando voy al mercado a ayudar a mi mami soy la misma de siempre.

¿Tus sueños a corto plazo?

Vivir de la música. Estoy componiendo mis propias canciones y me gusta estar creando melodías con mi voz. Recibir el respaldo de una gran marca me ayuda a soñar. Me siento acompañada y querida...

Compártenos