<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Jessica Mulroney, la odiada ex mejor amiga de Meghan Markle, responde a críticas

23 noviembre 2020 - Personajes

Son muchos los amigos de Meghan Markle que han confesado el distanciamiento de la duquesa desde que entró a formar parte de la familia real británica. Sin embargo, este no fue el caso de Jessica Mulroney, una de sus mejores amigas.
 
Ambas se conocieron en Canadá, donde la exactriz grababa la serie “Suits”, y desde entonces han sido inseparables. Tanto así que los tres hijos de la estilista participaron en la boda de los duques de Sussex. Además, Jessica es la persona a la que le confiaron a Archie durante los días que estuvieron en Reino Unido en marzo para afrontar sus últimos compromisos como miembros de la Casa Real.
 
A mediados de año ocurrió algo que fue el principio del fin para Jessica, tanto en su exitosa vida profesional como en su relación de amistad con Meghan. Sasha Exeter, una influencer canadiense de raza negra, utilizó sus redes para denunciar los abusos raciales en Estados Unidos. Un reclamo muy aplaudido y que, incluso, contó con un like de la propia Jessica.
 
 
Pero parece que la amiga de Meghan se tomó ciertos comentarios de forma personal, por lo que le envió poco después un mensaje privado en “tono amenazante”. Un mensaje que Exeter no dudó en hacer público para denunciar el trato que estaba recibiendo de la estilista, añadiendo que también estaba molesta por la indiferencia de Mulroney, especialmente, cuando una de sus mejores amigas es Meghan Markle y sus orígenes también son afroamericanos.
 
Tras la denuncia en redes, Jessica Mulroney se disculpó de forma pública, pero parece que la actitud que mantuvo en las conversaciones privadas con Sasha Exeter fue distinta, diciéndole que había hablado "con personas y empresas sobre la forma en que la estaba tratando", algo que la influencer se tomó como una amenaza.
 

 
Las consecuencias para Jessica tras esta polémica fueron desastrosas. Aunque se disculpó públicamente, la estilista fue acusada de racista y perdió varios trabajos. La televisión canadiense CTV decidió cancelar el programa 'I do, redo', que ella misma presentaba, en el que ayudaba a parejas de novios a tener su boda soñada. También “Cityline” anunció vía Twitter que prescindía de ella como colaboradora, la misma decisión que tomó la empresa Hudson´s Bay, donde era relacionista pública.
 
Después fue la propia Meghan Markle la que parece que decidió distanciarse de ella. Así lo aseguró una fuente cercana a la duquesa en el portal Daily Mail, quien dijo que a la nuera de Carlos de Inglaterra le mortificaba el comportamiento de su amiga Jessica. Según la fuente, Meghan no creía que su amiga fuera racista pero consideró que su forma de gestionar la situación con Sasha Exeter había sido desastrosa, tanto que ahora no podía consentir que se la relacionese con ella. “Meghan dijo que los amigos se reflejan en otros amigos y que, debido a lo que está en juego, ya no puede ser asociada con Jessica, al menos no en público. Deben hacer lo que tienen que hacer para preservar su dignidad y su propia reputación''.
 
Jessica Mulroney.
 
Desde entonces, Jessica ha guardado silencio. Pero ahora decidió hablar y contar cómo todo esto la afectó. “Todavía siento mucha vergüenza”, dijo en 'Page Six'. “Tengo la sensación de que la gente piensa lo peor de mí”.
 
Estas confesiones son apoyadas por sus amigos, quienes también afirman que a la consultora de marketing le habían recetado antidepresivos fuertes. “Jessica siempre ha estado lidiando mucho con la ansiedad desde los 12 años”, dijo una fuente cercana a la ex mejor amiga de Meghan Markle.”La ansiedad se convirtió en depresión severa y pensamientos suicidas”, añade.
 
En el peor momento de Jessica, cuando la polémica en torno a ella ardía con fuerza, su madre fue a cuidarla. “Jess no podía hablar sin llorar. Ya no se sentía el efecto de los medicamentos y no quería hablar con nadie. Apenas podía responder a un mensaje de texto”, asegura una amiga. Su esposo, Ben, también confirma que estuvo muy preocupado por ella. “Me desperté y Jess no estaba en la cama, y ​​pensé en lo peor”, confiesa.
 
 
Respecto a las empresas que prescindieron de sus servicios, Jessica dice: “Me costó mucho lidiar con el hecho de que una cadena como CTV y otras empresas con las que he trabajado durante muchos años, y los periodistas, algunos de los cuales eran mis amigos, hablaran con increíble autoridad sobre lo que pensaban que estaba sucediendo sin ni siquiera tener contacto conmigo. Creo que eso es lo que más dolió“.
 
A pesar del supuesto distanciamiento de Meghan, una amiga de Jessica afirmó que la duquesa sí ha mostrado preocupación por su amiga y que la querrá siempre. Ahora Mulroney trata de concentrarse en su trabajo de caridad y trata de ver la vida desde el lado positivo: “Sé que tengo una vida hermosa”, “Tengo que aprender de todo esto, pero no soy racista. Solo quiero intentar seguir adelante”, dijo.

Compártenos