<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Camilla Parker: la segunda “amante” que aparece en la historia de la realeza británica

30 noviembre 2020 - Personajes

Gracias a la cuarta temporada de 'The Crown', se ha desempolvado una vez más la historia del príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles: sus inicios, su separación y, especialmente, cómo la retomaron años después, estando casados ambos. Y aunque ahora Camilla es respetada como pareja del príncipe, a la vez que se alaba su trabajo dentro de la institución, durante muchos años sólo fue conocida como la amante de Carlos. Un rango, por decirlo así, que a los más expertos y estudiosos de la monarquía británica les recordaba cómo la historia se repite de forma cíclica.
 
 
Según el portal web Vanitatis, un siglo antes una socialité británica, también casada y con hijos, se convertía en la amante más conocida del rey Eduardo VII, el tatarabuelo del príncipe Carlos. Se trataba nada más y nada menos que de Alice Keppel, un nombre que no nos diría nada si no fuera porque es la bisabuela de Camilla.
 
Rey Eduardo VIII junto a la Reina Alexandra.
 
De hecho, esta relación pudo ser el detonante para que entre ellos saltara la chispa, a principios de la década de los 70, ya que Camilla no dudó en utilizarla como carta de presentación cuando conoció al que hoy es su marido: "Mi bisabuela fue amante de tu bisabuelo", le dijo. Un comentario que, unido al sentido de humor de la británica, hizo que entre ellos saltara la chispa, según las diferentes biografías que se han escrito.
 
 
Aunque lo cierto es que no es un dato que únicamente se reservara para el príncipe Carlos, según reveló hace unos años la artista Imogen Taylor en un libro sobre la duquesa de Cornualles: "Ella siempre lo estaba mencionado, como si se tratara de un talismán". Es decir, que Camilla no se mostraba especialmente avergonzada de la relación de su bisabuela. 
 
¿QUIÉN FUE ALICE KEPPEL?
 
Alice Frederica Edmonstone, como se llamaba de soltera, nació en 1868 en una familia de alto rango, puesto que su padre era varón y almirante de la Royal Navy. A los 23 años se casó con un oficial británico, George Keppel, con el que tuvo dos hijas, Violet y Sonia. Esta última sería años después la abuela de Camilla. Además de excepcionalmente amable, era muy conocida por su belleza, que conquistaba al rey Eduardo en 1898, cuando aún era príncipe. Él contaba con 56 años y ella con 29 y no tardó en convertirse en su favorita, en una época en que las amantes de los monarcas tenían un papel más que aceptado en la corte.
 
Retrato de Alice Keppel.
 
Lo curioso es que tanto George Keppel como la reina Alexandra conocían la relación, la aceptaban y sabían sacarle partido. El marido de Alice fue ascendido a un trabajo bien remunerado por expresa decisión del rey Eduardo, además de que disfrutó de los beneficios de unas valiosas acciones que su mujer había recibido del monarca. Y la reina Alexandra no solo la prefería antes que a la amante anterior de su marido, que era mucho menos discreta, sino que incluso llegó a encontrarla útil.
 
La bisabuela de Camilla se convirtió en una persona de absoluta confianza para su amante y gran consejera, suavizaba su comportamiento errático y se encargaba de conseguir los mejores regalos para la reina Alexandra. De hecho, se dice que en 1936, cuando el rey Eduardo VIII abdicó para poder casarse con Wallis Simpson, Alice declaró: "Las cosas se hicieron mucho mejor en mi época".
 
Retrato de Alice Keppel.
 
Aunque a la hora de la verdad, cuando falleció el rey, la reina Alexandra no quiso darle un sitio en la corte, por lo que se marchó con su familia a Europa instalándose años después en una villa en Florencia. Una época familiar que la propia Camilla recordaría en 2017, durante una visita a Italia con el príncipe Carlos, haciendo alusión a Villa dell´Ombrellino, donde Alice Keppel y su familia vivieron desde 1925 y donde la actual duquesa de Cornualles pasó los veranos más dulces de su infancia y confiesa que: "Ahora está en manos privadas… es una tragedia, siento que debería comenzar una campaña para comprarla de nuevo. Era un lugar magnífico".
 

Compártenos