<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Bar Refaeli: "La moda es una montaña rusa"

Sobre las redes sociales la modelo israelí admite: “Yo tuve mucha suerte en un mundo sin Instagram..."

11 noviembre 2022 - Moda
"Yo nunca fui una modelo delgada ni pretendí serlo, mis referentes siempre han sido mujeres sanas como Mónica Bellucci o Laetitia Casta", dijo la supermodelo Bar Refaeli

Con una trayectoria de más de veinte años en el mundo de la moda, la supermodelo israelí Bar Refaeli es un icono atemporal: “La moda es una montaña rusa, a veces puedes estar arriba o abajo, pero lo importante es tratar bien a la gente que te rodea”, dice a EFE en una entrevista.

Aunque su primera aparición en televisión fuese con solo 5 años para un anuncio, no fue hasta los 15 cuando debutó como modelo profesional. Desde ese momento han pasado más de dos décadas plagadas de trabajos con las cabeceras y firmas más importantes del mundo. “La moda me ha ayudado a ser quien soy”.

"Yo nunca fui una modelo delgada ni pretendí serlo, mis referentes siempre han sido mujeres sanas como Mónica Bellucci o Laetitia Casta", añade en una entrevista con EFE la modelo Bar Refaeli (Israel, 1985) que se ha convertido también en reivindicación de esta voluptuosidad trabajando con Elle McPherson para Louis Vuitton en su carrera.

Con portadas para cabeceras como Sports Illustrated o Elle y campañas para marcas como Garnier, la modelo se mantiene como una de las más codiciadas en una profesión que, en muchas ocasiones, se define por su volatilidad. “En la moda el éxito es la combinación de muchos factores, entre ellos la suerte y trabajar muy duro”.

Instagram

“El mejor consejo de mi vida me lo dio mi madre, y es el de tratar a todo el mundo de la misma forma, sea el mejor fotógrafo del mundo o un camarero”, dice la modelo, para quien la humildad se convierte en un eje determinante hacia el éxito en la moda, un terreno en el que “no todo es tan glamuroso como parece muchas veces”.

Es este principio el que trata de plasmar a través de su Instagram, donde aglutina tres millones y medio de seguidores. “Es importante que la gente sepa que la vida real no es lo que se ve desde fuera”, explica Refaeli, que tiene claro que “no tendría redes sociales de no ser por trabajo”, por lo que intenta “no darle demasiada importancia”.

Reconoce que es una herramienta potente en el sector, sobre todo para aquellos que comienzan en la industria. “Yo tuve mucha suerte en un mundo sin Instagram, en el que era más difícil que te vieran. Fui afortunada porque el mundo está lleno de chicas guapísimas”.

Instagram

La plataforma se convierte en un escaparte al mundo y también en una ventana hacia la diversidad, cada vez más presente en la industria. “el tipo de modelo hacia el que siempre he aspirado es al de esas mujeres que se ven sanas y contentas con su cuerpo”, detalla feliz de esta inclusividad que ahora llega a las redes.

Aunque sus comienzos fueran casi en paralelo a la tendencia de los noventa “heroine chic” en la que la moda abogaba por una delgadez extrema con iconos como Kate Moss o su precursora Gia Carangi, Refaeli cree que “siempre ha habido hueco para otros tipos de mujeres que teníamos más cuerpo, al final son cánones que cambian”, explica.

La modelo, que lleva unos días en España debido a la colaboración con la firma de calzado Xti cuya campaña protagoniza, está inmersa en un proyecto que “pronto verá la luz y que no está relacionado con la moda”, un ámbito en el que tampoco descarta lanzar sus proyectos de sello propio siempre fieles a su forma de entender este ámbito.

“Creo que en moda menos es siempre más. Deberíamos invertir en prendas que durasen más tiempo y no en otras que a los dos años estén en desuso”, explica israelí, que se asocia en el momento a firmas con las que comparte “energías y formas de entender la moda”, en este caso, por la comodidad.

“Una de las cosas buenas que nos ha dejado la pandemia es que entendemos la moda de otra forma, buscamos comodidad sobre sufrir para ir bien vestidos”, señala.

Compártenos