<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Cecil, el "ladrón de billetes" que devoró $4,000 en efectivo que sus dueños olvidaron

5 enero 2024 - Mascotas

La usuaria de Instagram @ooolalaw, también conocida como Carrie Law, dejó boquiabiertos a sus seguidores al compartir una historia tan inusual como divertida protagonizada por su perro goldendoodle, Cecil. En un video viral, Carrie mostró cómo Cecil, a pesar de ser descrito como un perro impecable, se convirtió en el centro de atención al devorar más de US$4.000 en billetes de $50 y $100 que su dueña había ahorrado para un proyecto de mejoras en el hogar.

La historia da un giro surrealista al revelar imágenes de billetes destrozados esparcidos por el suelo, seguidas de la explicación de Carrie sobre la intervención necesaria para garantizar la salud de Cecil. Incluso se aventuraron a recuperar partes de los billetes durante las defecaciones del perro, documentando el proceso en un video que ha cautivado a la audiencia.

A pesar del sorprendente incidente, Cecil salió ileso, pero los dueños, Clayton y Carrie Law, se embarcaron en una odisea para recuperar su dinero. Con paciencia y dedicación, la pareja logró reunir más del 50% de los billetes mutilados, recuperando finalmente $3,550. La experiencia, aunque costosa, les dejó con una anécdota peculiar y una perspectiva optimista.

La historia se ha vuelto viral en redes sociales, generando comentarios humorísticos de usuarios que bromean sobre "el verdadero lavado de dinero" y expresan su preocupación acerca de que ese dinero vuelva a circular. A pesar de los contratiempos en su proyecto original de mejoras en el hogar, los Laws encuentran consuelo en la creación de arte con las piezas no recuperadas.

La pareja comparte su experiencia con una nota de humor y aceptación, destacando que, a pesar de los desafíos, el amor por sus mascotas es incondicional. La historia de Cecil, el "ladrón de billetes", es un recordatorio encantador de cómo las travesuras de las mascotas pueden convertirse en anécdotas entrañables, incluso cuando implican inusuales rompecabezas y desagradables excavaciones en los desechos caninos.

Compártenos
1