<img src="https://certify.alexametrics.com/atrk.gif?account=fxUuj1aEsk00aa" style="display:none" height="1" width="1" alt="">

Grandes viajeras

Nos visitan en las costas de Ecuador desde julio hasta septiembre. Las ballenas jorobadas viajan lentamente mas de 7000 kilómetros huyendo del frío invierno de la Antártida, buscan aguas más cálidas donde hay abundante alimento y un lugar donde sus crías recién nacidas puedan estar más protegidas.

18 agosto 2021 - Bienestar
Texto y fotos: Margarita Vidal - @mvidal73

Las ballenas jorobadas están dentro de la lista de especies en peligro de extinción. Son mamíferos sorprendentemente sociales, además de inquietos. La actividad de estas ballenas puede variar según la época: En junio y julio podemos observar comportamientos muy activos, los machos viven en un constante intento de enamorar a las hembras haciendo impactantes saltos completamente fuera del agua, se comunican golpeando con fuerza sus aletas pectorales de casi 5 metros y muestran su cola que es donde está su huella digital, para impulsarse hacia el fondo y repentinamente sorprendernos con otro enorme salto. En los meses de agosto y septiembre se ven conductas más pasivas porque se logra ver a las crías recién nacidas que nadan junto a sus madres que le dan de lactar durante 10 meses, hasta que luego empiezan a alimentarse de krill y peces independientemente.

Espectáculo de fuerza y destreza

Su tamaño y fuerza nos sorprende con cada una de sus acrobacias que alborotan el mar, moviendo un peso de más de 30 toneladas. Ellas comienzan un baile lleno de diferentes poses, soplos y sonidos que se escuchan a la distancia. Sus cabezas emergen del agua y sus saltos nos dejan apreciar su enorme tamaño y peso que cae sobre el océano, levantando una gran masa de agua, dejándonos un instante que nos deslumbra y emociona.

Las ballenas jorobadas también son conocidas por sus cantos, una sinfonía bajo el mar, que mueve todos los sentidos. Generalmente son los machos los que cantan; se cree que estos cantos también están relacionados con el cortejo y el apareamiento.

Los alrededores del Parque Nacional Machalilla, en la provincia de Manabí, es uno de los mejores lugares para observarlas por las condiciones del agua y porque encontramos lugares con poca profundidad para que las crías puedan estar protegidas. Es una aventura que comienza al embarcarse desde el muelle de Puerto López, es recomendable ir acompañado de un operador certificado y un guía a bordo, ya que ellos deben hacerlo de manera responsable para no alterarlas ni molestarlas.

Para quienes prefieren verlas desde tierra firme, la Chocolatera, en Salinas, provincia de Santa Elena, también es una muy buena opción. O también desde el mar, ya que nadan muy cerca de la costa. Esta experiencia jamás deja de sorprender a quienes vienen a observarlas.

El avistamiento de ballenas es una actividad ecoturística sustentable de gran importancia para la población costera del Ecuador, que inició en los años 80, y actualmente se ha convertido en un atractivo turístico de trascendencia nacional e internacional.

Tags:
Compártenos