El polémico caso de ‘ata’, la momia ‘alien’ que engañó a varios científicos

lunes, 26 abril 2021 - 07:16
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

 

En el 2003, investigadores hallaron restos momificados cerca de una ciudad fantasma ubicada en el desierto de Atacama, en Chile. A la criatura, de 15 centímetros, la llamaron Ata. Tenía una cabeza cónica y huesos muy duros para su tamaño. En su tiempo, la gente afirmó que se trataba de los restos de un alien, pero un estudio ofreció una explicación científica para este ser, aparentemente extraterrestre.

Un empresario español llamado Ramón Navia-Osorio había comprado la momia y en 2012 la sometió a varios procedimientos científicos a cargo del médico Steven Greer. El especialista es el fundador de Disclosure Project, que, según su página web, “trabaja para revelar todos los datos sobre los ovnis, la inteligencia extraterrestre y los sistemas avanzados de propulsión y de energía confidenciales”.

Ata fue sometido a rayos X y TAC, así como a otros procedimientos médicos destinados a analizar su esqueleto, cuyos resultados fueron publicados en la revista Genome Research, con una sorprendente conclusión.

ESTUDIOS
Ata tenía el tamaño de un feto, pero el radiólogo del estudio indicó que sus huesos eran tan maduros como los de un niño de seis años. Greer de inmediato aportó muestras de la médula ósea de la criatura al inmunólogo Garry Nolan, de la Universidad de Stanford en Palo Alto, California.

El equipo de Nolan concluyó que, por su genética, Ata era realmente un ser humano y no un extraterrestre, como sostenían las teorías. Sin embargo, todavía no podía explicar cómo una persona tan pequeña podría mostrar un aspecto físico tan inusual.

“Una vez supimos que era humano, el siguiente paso era entender cómo alguien podía acabar con este aspecto”, indicó Nolan.

Nolan se juntó con un grupo de expertos genéticos de Stanford y con el equipo del biólogo computacional Atul Butte en la Universidad de California, San Francisco, para analizar el genoma de Ata. De acuerdo al nuevo estudio, existían mutaciones en siete de los genes de la criatura y todos estaban vinculados a su crecimiento.

Aquello le dio luces a Nolan para concluir que la combinación de mutaciones habría provocado diveros síntomas extraños sobre el esqueleto de Ata, incluyendo su rápido crecimiento óseo. Según el experto, lo más probable es que Ata haya sido un feto humano que nació muerto, o falleció poco después de nacer.

Pese a la evidencia científica, hay muchos que creen que Ata es un extraterrestre. El mismo Greer afirmó que no sabe qué es Ata, “pero no cabe duda de que no es un humano deforme”. Por otro lado, los científicos han realizado un nuevo análisis y han llamado a enterrar la polémica de la existencia de Ata.

El paleoantropólogo y anatomista William Jungers, profesor emérito en el Centro Médico de la Universidad de Stony Brook dijo que “el bombo del alien era pseudociencia estúpida promovida para atraer la atención de los medios. Este estudio tumba todo ese sinsentido y pondrá a descansar a la pequeña Ata”.

Ata medía 15 centímetros. Foto: National Geographic.

Médicos especializados en enfermedades infantiles extrañas también han dicho que el debate demuestra cómo algunos arqueólogos y otros científicos pueden dejarse engañar por trastornos genéticos que provocan rasgos físicos inusuales.

Así, por ejemplo, el genetista Fowzan Alkuraya, hablaba de los “hobbits”, pequeñas criaturas descubiertas hace 15 años en Indonesia. La ciencia todavía discute si los pequeños seres fueron parientes de los humanos modernos o simplemente seres humanos con un tamaño inusualmente pequeño.

“Este estudio sirve como recordatorio de la naturaleza exótica de muchos trastornos genéticos” afirmó Alkuraya, genetista en el Hospital Especializado y Centro de Investigación Rey Faisal en Riad, Arabia Saudí.

Según Alkuraya, todos los humanos pueden tener muchas mutaciones genéticas diferentes, pero normalmente solo una de estas provoca alguna enfermedad en un niño, por lo que es “prácticamente inaudito” que estén implicadas siete mutaciones. Para este científico, solo una o dos mutaciones causaron los problemas de crecimiento de Ata.

Nolan discrepó: “Desgraciadamente, ese pobre bebé sacó un doble uno siete veces con los dados”

Hasta ahora ha sido imposible decidir cuál fue el defecto genético de Ata que provocó sus síntomas porque los científicos no tienen información sobre los parientes de la pequeña momia. Un reporte de National Geographic indicó que si tuvieran el ADN de sus padres podrían ver qué mutaciones estaban presentes en cada uno.

Sin embargo, lo sorprendente es que cualquier mutación que sus padres pudieron haber tenido, fue inofensiva para ellos, porque sí vivieron lo suficiente como para poder concebir un bebé.

Nolan sospecha que alguien cuidó de Ata cuando murió, hace unos 40 años. Indicó que lo colocaron cuidadosamente sobre el suelo y lo envolvieron en una bolsa de cuero.

“No lo tiraron; alguien pensaba que era importante. Era su bebé” afirmó el científico. Actualmente él y Jungers quieren que Ata sea devuelta a Chile y enterrada de vuelta de una vez por todas.

“No creo que la gente deba traficar con cuerpos humanos diciendo que son alienígenas solo por sacar dinero”, afirmó Nolan.
 

Más leídas
 
Lo más reciente