Espacios inclusivos en las universidades | Vistazo

Espacios inclusivos en las universidades

Enfoque

Espacios inclusivos en las universidades

Cecibel Serrano | [email protected] Viernes, 29 de Marzo de 2019 - 10:27
Hace más de tres años, Patricio Vera tenía como propósito elegir una carrera universitaria ligada a su gusto con los números, y Administración de Empresas era su primera opción. Sin embargo, su condición de 100 por ciento de discapacidad visual lo motivó a elegir la carrera de Sicología, debido a su alto contenido de materias teóricas y la diversidad de áreas laborales para ejercer su profesión.
 
Fue así como Patricio, oriundo de Loja, obtuvo una beca parcial universitaria y hoy forma parte de los 654 alumnos con discapacidades, entre las modalidades Abierta y a Distancia, y modalidad Presencial, de la Universidad Particular Técnica de Loja (UTPL).
 
Teniendo en cuenta esta y otras condiciones de varios estudiantes de distintas provincias, la UTPL inició una adecuación en infraestructura inclusiva desde el 2008 y seis años después generó una Política de Acción Afirmativa Institucional para establecer normas y prácticas orientadas a eliminar toda forma de discriminación, con énfasis en la atención de personas con discapacidad. 
 
Andrea Loaiza, directora de Planificación y Desarrollo Curricular, y Manuel Yunga, coordinador de la Dirección General de Misiones Universitarias, explican que para cumplir con esta iniciativa, la universidad implementó una sala de lectura inclusiva con equipos informáticos, licencias JAWS (software lector de pantalla para personas ciegas o con visión reducida), impresora Braille y la digitalización de bibliografías bajo el Tratado Marrakech.
 
También realizó adecuaciones para la accesibilidad de las personas con discapacidad y movilidad reducida, a través de señalización táctil para información en edificios de aulas y laboratorios (sistema Braille), adecuación y señalética de espacios de estacionamiento, rampas de acceso a los edificios académicos y administrativos, adecuación de vías de circulación peatonal y áreas higiénicas sanitarias adaptadas según las normas técnicas de accesibilidad.
 
La instalación de ascensores en edificios académicos y administrativos y la construcción de nuevos edificios de aulas y laboratorios con criterios de accesibilidad internacional también forman parte de una inversión que asciende a los 750.000 dólares.
 
Hoy Patricio Vera, de 45 años, no solo cursa el quinto semestre de Sicología en la modalidad a Distancia, sino que también forma parte de la plantilla de trabajadores de la Unidad de Servicio Estudiantil de la UTPL, razón por la cual dedica cuatro horas diarias de estudio luego de su jornada laboral.
 
Acorde a la ley
La Ley Orgánica de Educación Superior estipula que todas las instituciones del Sistema de Educación Superior deben garantizar en sus instalaciones académicas y administrativas, las condiciones necesarias para que las personas con discapacidad no sean privadas del derecho a desarrollar su actividad, potencialidades y habilidades.
 
En Guayaquil, la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol) cuenta con rampas para la movilización de personas con discapacidad y lleva a cabo un proyecto de señalética para su campus Prosperina que incluye la construcción y reconstrucción de 100 rampas más que conectarán los espacios de plazoletas y accesos a las diferentes facultades o edificios.
 
Según registros de la universidad, en el campus estudian 27 alumnos con distintas discapacidades, entre auditivas, física, intelectual, sicológica y visual.
 
María de los Ángeles Rodríguez, directora de la Unidad de Bienestar Estudiantil y Politécnica de la Espol, afirma que posteriormente la institución trabajará en más accesos viales y de señalética para sus alumnos con discapacidades.
 
La Universidad San Francisco de Quito (USFQ) es otro centro de estudios que desde la construcción de su campus, en Cumbayá, consideró necesario generar accesos para personas con discapacidad. El lugar cuenta con rampas, ascensores, pasamanos y gradas eléctricas para acceder a las aulas y movilizarse con facilidad.
 
La Universidad San Francisco de Quito cuenta con rampas, ascensores, pasamanos y gradas eléctricas para acceder a las aulas y movilizarse dentro del campus. Foto cortesía USFQ
 
Durante su periodo académico en curso, la Oficina de Necesidades Educativas Especiales registra 83 alumnos activos con necesidades educativas especiales. Desde este sitio, se realiza un seguimiento a los estudiantes y a las adecuaciones académicas para que puedan aprovechar su experiencia educativa.
 
La Universidad San Francisco de Quito también realiza talleres de sensibilización sobre el tema de la discapacidad dirigidos a toda la comunidad universitaria: personal académico, administrativo y a estudiantes.