Los monstruos de María Fernanda Ampuero | Vistazo

Los monstruos de María Fernanda Ampuero

Sébastien Mélières | [email protected] Miércoles, 16 de Enero de 2019 - 16:14
Facebook
Twitter
Email
El despertar sexual de tres primos y una mujer que al hacer inventario de la compra evalúa su matrimonio son algunas de las anécdotas que proponen el libro de cuentos “Pelea de gallos” de la guayaquileña María Fernanda Ampuero, una escritora impresionante quien escribe con las tripas, escogiendo las palabras precisas para provocar una reacción y adueñarse de la atención del lector. Analista ácida de la realidad y gran creadora de ambientes publica un libro que ya se convirtió en referente de la literatura ecuatoriana.
 
Periodista, cronista, escritora, ¿con qué faceta se siente más identificada?
Me he dedicado a contar historia de cómo soy yo desde pequeña. Siempre fui muy observadora y busqué lo que está detrás de las palabras, los sentimientos, las conversaciones. Me gustaban las cajas, los baúles, los libros, los clósets. Tenía obsesiones semióticas de leer los signos de las cosas. Era casi natural que me dedicara a escribir aunque mi primer oficio fue ser profesora del colegio alemán desde los 18 años. De hecho fui profesora del actual vicepresidente.
 
Con este primer libro de cuentos recibió elogios a nivel internacional, ¿qué siente que se está valorando? 
El trabajo de mi editorial ha sido insobornable, solo responde a la calidad. Ellos solo se dedican al cuento, en su lista de escritores están Chejov, Poe y Cortázar entre otros. De mi libro se está valorando sucesos violentos sin tibieza y una estética que para mí fue una obsesión. No quería que fuera horror sobre horror, era importante que el lenguaje hiciera a la vez de un bálsamo para poder seguir en esta historia tan atroz.  
 
En su libro habla de esos “daños” que transforman a las personas en su crecimiento, ¿hay que haber sufrido para poder escribir?
No hablo con una pretensión de universalidad pero en mi caso particular el sufrimiento ha sido una constante en mi vida, una sensación de estar a los márgenes de todo, del afecto, de la popularidad, de la belleza, del triunfo… Esa marginalidad o la abrazas o te duele demasiado y te destruye. Cambiaría sin dudarlo ni un segundo todo el sufrimiento que he tenido en mi vida… si me dicen te lo quitamos pero no puedes escribir una sola línea, lo cambiaría sin pensarlo.
 
En 2012 Ampuero fue seleccionada como una de los 100 latinos más influyentes de España, estudió literatura y durante cuatro años fue profesora en el colegio Alemán: la Miss Ampuero tuvo como alumno al actual Vicepresidente.
 
 
¿Recuerda cuando sintió que iba a vivir escribiendo?
En realidad todavía no lo sé (se ríe). Yo siempre vivo en zozobra, en constante precaridad y no doy nada por sentado. Doy talleres de escritura, escribo reportajes, columnas de opinión… hablo lo que puedo para ganar dinero. Cuando llegué a España era mensajera y quien sabe lo que haré mañana.  
 
Su libro golpea, interpela a lector, a veces desagrada por su crudeza… ¿Qué tipo de relación busca instaurar con el lector?
Yo soy mi primera lectora y quiero satisfacerme. Yo quiero hacer una literatura pueril, que el lector pregunte “¿qué pasó?”, “¿qué viene después?”. Esa es la magia, que tu cerebro le diga a tus dedos que pase la página.
 
¿De quién heredó esa facilidad para imaginar ambientes y situaciones tan crueles?
De la crueldad de los niños y adolescentes que me rodearon, de la sociedad, del mundo. Como no voy a tener facilidad para inventar situaciones crueles si soy mujer y vivo en una sociedad que se sostiene sobre la crueldad. Hay un linaje de gente cruel del que vengo tanto de madre como de padre. 
 
En “Pelea de gallos” hay muchas imágenes, metáforas y situaciones casi cinematográficas, ¿Cuáles son las artes que la alimentan al momento de crear?
Mi abuela vivía a la vuelta del cine Inca en el centenario y por las tardes las mujeres jugaban naipes y a los niños nos enviaban al cine. Veíamos la misma película una semana entera. Soy una mujer de los 80 que tiene una cultura del cine hollywoodense. Me encanta el suspenso, el terror y al ciencia ficción. Es un alimento para crear.
 
Muchas veces se dice que un ser humano se construye en la niñez, ¿de qué está hecha Maria Fernanda Ampuero?
Estoy hecha de ganas de ser otra, de frustraciones, batallas, anhelos, deseos, pesadillas, maltratos. De muchas lagrimas y  amor también…
 
Se dice feminista, ¿qué significa hoy en día ser feminista y cuáles son las peleas que faltan ganar?
Tener los mismos derechos, los mismos cánones estéticos, que se aplique los adjetivos por igual... El feminismo no es lo mismo que el machismo al revés. Es un movimiento que no quiere aplastar al hombre, es una cuestión de dividirnos este mundo para hacerlo mejor. La masculindidad se tiene que repensar a través del feminismo. 
 
La violencia hacia las mujeres, la familia y las relaciones interpersonales son algunos de los temas de “Pelea de gallos”, ¿son temas cruciales para usted o solo constituyen material literario?
La mujer es el epicentro de la violencia. No concibo darle la espalda a esta lucha. Yo soy mujer y por lo tanto para mi si es real la frase: “nos tocan a una nos tocan a todas”. Es la batalla de mi vida, no un material literario.
 
Ahora vive en España, ¿por qué decidió vivir allá?
Me mudé a España hace 14 años y en marzo voy a cambiarme a ciudad de México. Quería vivir en España porque quería ver como se transformaban España y Ecuador con la emigración. Me gusta estar donde pasan las cosas. Siempre busco ser parte de los cambios históricos. 
 
¿En qué idioma le gustaría que sea traducido su libro para sentirse totalmente realizada?
Mi realización no tiene que ver con el éxito del libro. Me siento orgullosa de mi libro, salió de mi abismo. En breve el libro sale en griego, me emociona porque le debemos todo a los griegos y muchos de mis cuentos son tragedias. 
 
Si “Pelea de gallos” pudiera salir en pantalla grande, ¿Quién pudiera ser el director y el encargado del soundtrack?
En España hay un director que se llama Paco Plaza que fue uno de los primeros enamorados de mis cuentos. Es cineasta de terror y me gusta su trabajo. Me gusta mucho Sebastian Cordero, lo vi trabajar. Sería muy emocionante si fuera el director…. ¿El soundtrack? Me gusta como lo hace Ryan Murphy, usar la música popular para dar ese terror, me encantaría. 
 
De todo lo que leyó acerca de su libro, ¿Cuál fue la critica que más la emocionó?
Son muchas personas que tuvieron comunión con el libro. La primera reseña que me llegó a las tripas fue la de Marta Sanz en el país. Ella es para mí el mejor escritor español vivo y su reseña fue tan elogiosa y honda, un verdadero abrazo para el libro.