Una reunión “casual” | Vistazo

Una reunión “casual”

Miércoles, 10 de Marzo de 2021 - 14:43
Facebook
Twitter
Email

Como una reunión “casual”, así lo calificaron conjuntamente el aspirante a la Presidencia de la República que espera un fallo del Tribunal Contencioso Electoral ¡y un Juez miembro de este Tribunal! Que faltos de toda ética (por decir lo menos) se reunieron en secreto y simplemente fueron descubiertos (por supuesto no gracias a las autoridades, al contrario, patrulleros y autos oficiales fueron utilizados con el dinero de todos para que se pueda dar esta tertulia) el hallazgo vino a través de una brillante labor de jóvenes periodistas.

Contemplamos entonces asqueados, la repetición del mismo libreto en donde solo cambian los actores, recordemos lo creativa que puede ser nuestra clase política conjuntamente con los administradores de justicia, cuando se dijo que no fue corrupción, fue “un acuerdo entre privados” o cuando se quiso excusar a la funcionaria afín al régimen sosteniendo que si bien era culpable, lo que hubo fue un “error de buena fe”.

Es un insulto a la inteligencia de los ecuatorianos y llego a pensar que realmente sí  somos un pueblo tranquilo, atónito permanecí al mirar cómo puede existir tan poca sangre en la cara de una persona, con el agravante de que hablamos de un Juez en funciones, que se atreve a reconocer (obligado por la contundencia de las pruebas) que efectivamente se reunió en secreto por 1h23 minutos con el candidato a la presidencia que grita fraude y pide transparencia; pero que solo hablaron de historia y desarrollo dijo, que fue absolutamente casual el encuentro y sobre el maletín lleno de actas, que la sola aseveración es perniciosa e injusta porque también fue una mera coincidencia.  

Acérrimamente defendí los abusos que usted candidato Pérez y su pareja sufrieron a manos del correato, quiero creer que usted tiene buenas intenciones, Dante finalmente tuvo razón al decir que el camino al infierno está justamente lleno de ellas. Usted borró con el codo y el brazo entero lo que pudo ser un primer estadista indígena que uniera y saque adelante al país, se dejó mal aconsejar y se cegó por el espejismo que da el tener tanto poder, aunque sea de manera pasajera.

Finalmente, para los ecuatorianos debe quedarnos claro: no podemos tolerar más esta corrupción ni nuevas improvisaciones, ya no puede existir margen para la duda al momento de decidir nuestro voto.