¿Eres feliz?

miércoles, 12 mayo 2021 - 01:01
Facebook
Twitter
Whatsapp
Email

En mi casa hubo dos revistas infaltables durante mi niñez: Vistazo y Hogar, aunque mi favorita siempre fue la segunda. Así que crecí leyendo sobre política nacional, para luego hojear páginas enterándome sobre la realeza, tips saludables, entrevistas a mujeres importantes y luego en diciembre disfrutar de mi segmento favorito sobre lo que estaba In y Out. Cuando era adolescente soñaba con ser portada de revista Hogar, me parecía más importante que ganar cualquier reinado de belleza, pero finalmente nunca participé de ningún concurso de belleza ni fui portada, pero un día hace casi 6 años, me volví su columnista.
 
Ejercí ese oficio durante tres años y fui realmente feliz, un honor que cumplí con mucha responsabilidad hasta mi última entrega en abril 2018. Hace poco me invitaron como columnista invitada para esta edición y sin dudarlo acepté casi a gritos, aunque gracias a que la conversación fue por WhatsApp, pude disimular la euforia. Creo que con el tiempo las prioridades y nuestra visión de la vida varían, cuando era jovencita, la apariencia era muy importante, con los años he aprendido que el tema físico es relativo y como siempre me repitió mi papá “la verdadera belleza de una mujer, radica en su inteligencia”. Así que formar parte de la revista desde mis letras siempre será un motivo de orgullo y un momento que atesoro y agradezco.
 
Además, en el trascurrir del tiempo he visto evolucionar la revista de la misma forma como las mujeres estamos haciendo cambios importantes dentro de la sociedad. Me produce mucho orgullo tener una alcaldesa y una prefecta. Me gusta que por primera vez en la historia del Ecuador, una mujer es la comandante de la Policía Nacional. Los mitos de la mujer frágil como el pétalo de una flor, incapaz de tomar riendas de mando, por fin caen  rompiéndose en mil pedazos y es necesario que sigan las cosas de esa manera. 
 
"Debemos educar niñas que tengan claro que calladitas no se las ve más bonitas y que la mujer más guapa es la que nunca se rinde", Verónica Coello Moreira.
 
Es fundamental que las siguientes generaciones sigan caminando sobre lo andado y que generen nuevos senderos. Cada día se vuelve más evidente que las mujeres solo necesitamos comprender que somos dueñas de nuestro destino y responsables de nuestras acciones para que nuestras alas se expandan y empecemos a volar tan alto como soñamos, por tanto, la educación es la herramienta que debemos prodigarle a nuestras niñas desde muy pequeñas para que puedan ser libres en un mundo que todavía usa como insulto enviar a las mujeres a la cocina cuando desean callarlas.
 
Debemos educar niñas que tengan claro que calladitas no se las ve más bonitas y que la mujer más guapa es la que nunca se rinde. Ser mujer en un país latinoamericano es difícil, siempre estará el machismo tratando de minimizar nuestro esfuerzo o haciéndonos creer que solo a través de la maternidad podemos realizarnos y es un error. Podemos hacerlo desde diferentes frentes y todos son válidos. No es obligatorio casarse, y de hacerlo, no es imperativo tener hijos, basta de prejuicios sobre la edad y el estado civil, evitemos preguntar a las chicas jóvenes y no tan jóvenes ¿Cuándo te casas? Y empecemos a preguntarles ¿Cuáles son tus proyectos? ¿Cuáles son tus sueños? ¿Eres feliz?
 
Finalmente, parece una tontería preguntar por la felicidad, pero es muy importante. Las mujeres vivimos bajo mucha presión social, familiar y económica, entonces podemos olvidar que lo más importante es ser feliz. La vida se va muy rápido, y llegará un momento en el que no podremos huir de la realidad y deberemos enfrentarnos con nuestras actos, ojalá que ese momento sea agradable y el resultado de un cúmulo de acciones positivas a lo largo de nuestra vida, como decía Antoine de Saint-Exupery “Si quieres comprender la palabra felicidad, tienes que entenderla como recompensa y no como fin”.
 

Más leídas
 
Lo más reciente