Más vistas que ventas en Internet | Vistazo

Más vistas que ventas en Internet

Tecnología

Más vistas que ventas en Internet

Luis Medina / [email protected] Domingo, 07 de Junio de 2015 - 14:47

El apetito por las compras en Internet sigue creciendo. Según la compañía de análisis de mercados eMarketer, el total de ventas online realizadas el año pasado sumaron más de un trillón de dólares en todo el mundo, registrando un aumento de casi 20 por ciento en relación a los números de 2013. Los países Latinoamericanos forman parte de esta tendencia. Un estudio realizado en 2014 por la firma Nielsen afirma que el mercado regional muestra un “gran entusiasmo” hacia la idea de comprar mediante un par de “clics”, pero hasta ahora muestra una peculiaridad: mira mucho más de lo que realmente termina comprando.

Según el análisis de Nielsen, los consumidores Latinoamericanos navegan constantemente por la web mirando productos que pretenden adquirir, sin embargo, no siempre dan el siguiente paso. Es decir: recorren las vitrinas de los centros comerciales digitales, observan de cerca lo que estas venden, pero al final no compran en la misma proporción en la que miran. Los datos de Nielsen sugieren que en América Latina, por ejemplo, el 62 por ciento de los consumidores online revisan en tiendas web aparatos electrónicos de su gusto, pero solo el 29 por ciento los compra. Ocurre lo mismo con otros tipos de productos, como con la ropa, al igual que con servicios como reservaciones de hotel o de paquetes turísticos.

El promedio de gente que navega mirando qué comprar siempre es drásticamente mayor al promedio de gente que realmente compra. Esto es diferente a lo que ocurre en otros lugares del mundo, como en la región Asia-Pacífico, donde según el estudio consultado, la relación entre mirar y comprar es más directa para los consumidores: más del 90 por ciento de las personas que revisan un producto en la web, lo compran. Para John Burbank, ejecutivo de Nielsen, estos resultados revelan una serie de obstáculos en Latinoamérica, como la falta de acceso a Internet, los costos de envíos, además de impuestos altos y dificultades logísticas. Pero sobre todo, dice Burbank, existe un problema de infraestructura: los canales para vender y comprar en línea aún no alcanzan a ofrecer todas las oportunidades necesarias para transformar vistas en ventas.

Aunque Amazon, el mayor retailer online de la actualidad, tiene tiendas específicas para Brasil y México, su presencia es mínima en los demás países de la región. Pese la ausencia, otras tiendas online enfocadas específicamente en el mercado latinoamericano han aparecido con el tiempo. Linio, que ofrece tener “el catálogo más grande” de la región, es una de ellas. Comenzó sus operaciones en 2012 de manera simultánea en México, Colombia, Venezuela y Perú. En marzo de este año anunció la apertura de su versión Ecuador, según un comunicado de la empresa, impulsada por la perspectiva de crecimiento que tiene el país para el desarrollo del comercio electrónico. Estudios consultados por Linio aseguran que en 2013, se gastaron alrededor de 200 millones de dólares en compras online en el país; no obstante entre los años 2014 y 2018 el crecimiento esperado para el ecommerce a nivel nacional es del 42 por ciento.

El modelo que aplica Linio en Latinoamérica, con el que llegó a Ecuador, se denomina ‘marketplace’. Consiste en reunir en un solo espacio digital los productos o servicios ofrecidos por terceros, como otro canal de comercialización. Los responsables de la versión local de Linio aseguran que todos los productos que tienen en su tienda son “nuevos”, “hechos en Ecuador” o “importados legalmente”. Actualmente, cuentan con productos de marcas locales e importadas, los cuales distribuye a nivel nacional, gracias al servicio de compañías distribuidoras.

Otra de las tiendas online enfocadas en Latinoamérica es Tráetelo, con ocho años de trayectoria y también con presencia en Ecuador. Sus fundadores explican que se embarcaron en el proyecto de montar una tienda online regional porque encontraron que aunque muchas de las internacionales ofrecen envíos a la región, lo hacen “sin hablar español, sin aceptar nuestros medios de pago preferidos y sin hacerse responsables del envío hasta nuestras manos”. En consecuencia, dice Federico Torres, uno de los fundadores de Tráetelo, se propusieron ofrecer “marcas globales a través de una experiencia de compra local”.