Los beneficios de incluir el yogurt en nuestra dieta alimenticia | Vistazo

Los beneficios de incluir el yogurt en nuestra dieta alimenticia

Redacción Miércoles, 05 de Agosto de 2020 - 18:32
Facebook
Twitter
Email
Gozar de buena salud se atribuye, en gran parte, a contar con un sistema inmunológico fuerte, pues es el encargado de proteger al organismo de invasores como virus, bacterias o patógenos.
 
Durante el confinamiento debido a la pandemia del coronavirus se recomienda aprovechar el tiempo para realizar actividad física y tener una alimentación adecuada, completa, saludable y variada. Esta debe de incluir todos los grupos de alimentos recomendados: frutas, verduras, proteínas animales como por ejemplo los lácteos y/o vegetales como los frejoles y grasas saludables.
 
Estudios científicos constatan que una dieta saludable, que incluya el consumo de alimentos prebióticos y alimentos con bacterias probióticas añadidos (cultivo de microorganismos vivos que influyen beneficiosamente en nuestro organismo) de forma regular contribuyen al buen funcionamiento de las defensas. 
 
Los lácteos como el queso y el yogurt son alimentos con altos valores nutricionales debido a sus componentes. Los mismos han sido ampliamente estudiados y se les ha otorgado el título de la fuente por excelencia de calcio de origen animal apta para ser incluida en la dieta de las personas de todas las edades.
 
Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura junto la OMS; las personas tienen una mayor preocupación por su salud y bienestar y esto ha traído un cambio en sus hábitos de consumo y en la demanda de la leche y sus derivados con perfiles saludables. 
 
Asimismo, estas organizaciones afirman que la demanda de lácteos experimenta un crecimiento en el mercado, debido a la importancia nutricional que ofrece a quienes los consumen.
 
La inclusión de yogurt en nuestra alimentación aporta macronutrientes saludables, vitaminas y minerales necesarios para una óptima nutrición. Esta también ayuda a nuestro organismo a tener una mejor digestión y a nuestro sistema inmune a reforzar defensas.
 
Rompiendo el Ayuno 
De acuerdo con la nutricionista Ericka Borbor, el desayuno debe incluir proteínas y grasas de calidad como los podemos encontrar por ejemplo en los lácteos (yogurt o queso de calidad), cereales integrales y frutas. 
 
Sin embargo, existen personas que se despiertan con poco apetito y eliminan esta comida, por falta de ideas o tiempo. Para ello, la experta recomienda considerar opciones prácticas y ricas que cumplan con un perfil saludable. “Aquí podríamos incluir el consumo de queso y/o yogurt, si optas por los dos estos pueden estar distribuidos en dos porciones, es decir, un trozo de queso de 40gr en el desayuno y un de yogurt a media como snack”, comenta.
 
Borbor, explica que incluir yogurt en el desayuno otorga interesantes beneficios tanto para la salud como para el control del peso. “El yogurt es considerado como uno de los mejores alimentos ya que aporta proteína, probióticos, vitaminas y minerales. Además, es muy versátil y se combina con facilidad con otros ingredientes como cereales, frutas de temporada o frutos secos”, agrega. 
 
Por otro lado, afirma que el yogurt contribuye a mantener sana nuestro microbiota intestinal y con ello fortalecer nuestro sistema inmunitario, más si este producto es 100% natural. 
 
Un Yogurt para cada necesidad
La especialista en nutrición recomienda que, al momento de realizar la compra de un yogurt o de cualquier otro producto, es importante fijarse en la etiqueta. De esta forma se podrá identificar los componentes que lleva y si son adecuados para la salud.
 
 Lo ideal, dice Borbor, siempre será elegir un yogurt elaborado con ingredientes 100% naturales, evitar preservantes, espesantes, ni colorantes o saborizantes artificiales, preferir materias primas. 
 
La nutricionista, recalca que un yogurt que sea lo más natural posible es un buen complemento para la nutrición de niños, jóvenes y adultos debido a su contenido proteico. Las personas con sobrepeso o con colesterol y triglicéridos altos, pueden optar por yogures descremados o bajos en lactosa.