Frágil, Vidrio | Vistazo

Frágil, Vidrio

Edición Impresa

Frágil, Vidrio

María Belén Arroyo | [email protected] Jueves, 19 de Octubre de 2017 - 18:27

Audio

Con un pie en el juicio por asociación lícita, relacionada con la trama Odebrecht. El otro descansa sobre un piso frágil: el vicepresidente Jorge Glas enfrenta cuatro investigaciones fiscales desde la cárcel 4, donde cumple prisión preventiva desde inicios de octubre. 
 
A mediados del mes, fracasaron dos intentos de su defensa por devolverle la libertad. “Fui yo el que pedí que se investigue a todo y a todos (…) Veo con sorpresa cómo se busca inducir a este tribunal para un escenario de asociación ilícita (...) El linchamiento mediático es el trasfondo para que yo esté en prisión. Estoy consciente de que voy a ser acusado. Estoy preso sin una sola prueba en mi contra (porque) se quedó la Fiscalía con la versión de un corrupto (Santos Filho) que quiere hacerme daño”.
 
Perfectamente trajeado –terno azul y camisa blanca–, Glas se dirigió al tribunal de la Sala de lo Laboral de la Corte Nacional de Justicia el tercer domingo de octubre.
 
 
Su intervención duró 10 minutos.Denunció que quienes quieren arrebatarle la Vicepresidencia están detrás de este proceso en su contra. Una hora más tarde, la jueza ponente, Rosa Álvarez, negaba el recurso de Habeas Corpus, porque la defensa de Glas “No demostró que fuera ilegal, arbitraria e ilegítima la prisión pre-ventiva”. 
 
El Vicepresidente regresó a la cárcel 4, al norte de Quito. Su defensa tiene clara la estrategia. Apunta a dilatar la audiencia preparatoria de juicio, que estaba prevista para mediados del mes: recusó al juez nacional Miguel Jurado Fabara y anunció una demanda por “prevaricato”.
 
“Perdimos la batalla pero no hemos perdido la guerra”, dijo en tono de advertencia Eduardo Franco Loor, abogado del Vicepresidente.
 
El voluminoso expediente fiscal contra Glas y otros 17 procesados, que bordea las 50 mil fojas en 500 cuerpos, revela cómo se movieron los hilos del poder a favor d elos contratos para la firma brasileña Odebrecht. 
 
LEA MÁS EN LA EDICIÓN IMPRESA DE REVISTA VISTAZO

Le puede interesar

Edición Impresa
Edición Impresa
Edición Impresa