Tareas en casa ¿positivo o negativo? | Vistazo

Tareas en casa ¿positivo o negativo?

Vida moderna

Tareas en casa ¿positivo o negativo?

Redacción Vistazo Lunes, 24 de Abril de 2017 - 12:03
Aún es común ver a los niños y adolescentes llegar a casa con tareas que en muchas oportunidades debe ser concluida por los padres, en el caso de los más pequeños, especialmente.
 
De acuerdo a la educación tradicional, el objetivo de enviar tareas en casa es reforzar los conocimientos aprendidos. ¿Cuál es tiempo recomendado para hacer tareas en casa? ¿Son realmente necesarias para aprender?
 
En algunos países desarrollados como Finlandia, el tiempo que los alumnos invierten en la escuela es suficiente para su educación y las tareas en casa son mínimas, además de reforzar su conocimiento, las tareas, cuando las envían, tienen el sentido de fomentar la responsabilidad.
 
También la Organización Mundial de la Salud, a través de sus representantes en la Organización de las Naciones Unidas, solicitó que se elimine por completo los deberes escolares de todos los sistemas educativos registrados, a propósito de una investigación en la que se determinó que sin tareas el estudiante recuperaba su entusiasmo por el estudio. 
 
Menos deberes
En octubre del año pasado, el Ministerio de Educación implementó una nueva política sobre este tema con el propósito de que los estudiantes de todos los niveles educativos optimicen su tiempo en casa.
 
Esta normativa fue de aplicación inmediata en todas las instituciones fiscales, fisco misionales, particulares y municipales del régimen Sierra y Amazonía; mientras que en la Costa se aplicará desde el presente periodo lectivo.
 
El tiempo determinado para el cumplimiento de tareas debe ser de 30 minutos a dos horas, según el año de estudio.
 
En caso de que alguna institución necesite más tiempo para las tareas escolares el procedimiento es hacerlo a través de la Junta Académica que deberá validar su propuesta a través del Gobierno Escolar para proceder a su aprobación.
 
Algunos establecimientos educativos, adelantados ya en este tema, trabajan con una carga de envío de tareas muy similar a la recomendada por el ministerio. Uno de esos casos es el del colegio ecuatoriano español América Latina.
 
“Nuestra filosofía institucional no es considerar a la tarea escolar o las pruebas como un todo. Las actividades que se realizan en el colegio y los deberes hacen parte del 50 por ciento de la nota. Si vemos a las tareas como parte de todo un proceso de aprendizaje estas cobran sentido”, manifiesta Catalina Valencia Amores, vicerrectora de la institución.
 
La educadora afirma que las tareas que no tienen sentido son las repetitivas, las que son para los papás, para completar notas o que son enviadas como castigo o no tiene coherencia con la propuesta educativa.