Torturados y brutalmente asesinados: el comercio de carne de perro en China | Vistazo

Torturados y brutalmente asesinados: el comercio de carne de perro en China

Redacción Jueves, 12 de Marzo de 2020 - 15:54
Facebook
Twitter
Email
En la ciudad china de Yulin cada mes de junio miles de perros son sacrificados para ser vendidos, cocinados y consumidos en el mercado de Dashchang. Lo hacen como parte de un festival que celebra el solsticio de verano, en el que es tradición comer carne de can. Los nativos de esta zona creen que la combinación de fruta y carne de perro les traerá salud durante los largos meses de invierno. 
 
Aunque el evento es visto como una creencia popular, fue realmente creado en 2010 por los propios vendedores de carne de perro para poder incrementar sus ventas. 
 
Animal Welfare Institue explicó que los perros criados para la alimentación suelen soportar constantes abusos, y muchas veces son asesinados de una forma brutal. 
 
Emily Parker, fundadora de la organización Slaughterhouse Survivors, rescató a dos canes del comercio de carne de perro en China. Bambi y Bonnie lograron escapar de un desagradable final. Los perros fueron encontrados en la cocina de un restaurante con las piernas rotas; sus huesos se habían separado por completo. 
 
Parker dijo al diario The Sun que ha visto cosas mucho peores. “Con regularidad nos llegan perros que ya han sido sometidos a torturas y abusos antes de ser rescatados”. 
 
“Hemos tenido perros como Stark, un doberman al cual le cortaron la pierna. Tuvimos a otro a quien le amputaron ambas piernas de su lado izquierdo” mencionó Parker.
 
Usualmente los perros son transportados desde otras ciudades en jaulas, donde los tienen amontonados. Durante el viaje se les priva de agua, comida y descanso. Los perros llegan a “granjas de carne de perro” legales. 
 
Muchos de estos son golpeados hasta la muerte uno frente al otro y luego se los coloca en una máquina de depilación. Según la organización Peta Prime, algunos de los perros son hervidos vivos. 
 
Peter Li, profesor asociado de Política de Asia Oriental de la Universidad de Houston, dijo a The Sun Online que ha visitado muchos mataderos. “Fui testigo de los perros que esperaban ser sacrificados, temblaban y se acurrucaban unos con otros. Mataron a todos los perros por la mañana, pero habían dejado 12 perros para el día siguiente. Todos estos doce perros estaban parados en un charco de sangre”, añadió. 
 
China es el mercado de carne de perro más grande del mundo, cada año produce cerca de 97,000 toneladas. Es una industria que se estima en más de 263 millones de dólares en todo el mundo.
 
En 2017, aproximadamente 10.000 perros fueron asesinados para consumo humano durante el festival. Sin embargo, ese mismo año entró en vigor una ley que prohibía la venta de carne de perro en mercados, restaurantes y otros comercios del país. Esto logró que en 2019 la cifra se redujera, pero, hasta ahora sigue existiendo un millar de perros que mueren para convertirse en comida. 
 
Desde que empezó a darse este festival, varias organizaciones defensoras de los derechos de los animales han ejercido una lucha constante para erradicarlo. 
 
La organización de rescate Slaughterhouse Survivors, ha rescatado a 3.000 perros desde su creación en 2016. Asimismo, en junio de 2018 la ONG Humane Society International informó que activistas chinos salvaron a 62 perros minutos antes de que entren en la carnicería.
 
Existe una realidad que muchos desconocen y es el hecho de que la mayoría de los perros sacrificados son obtenidos de forma ilegal; suelen ser perros robados o callejeros. Los ladrones que los capturan utilizan agujas con punta anestésica que son disparadas desde sopletes o ballestas. 
 
Además de incentivar un mercado ilegal, este festival implica un gran problema sanitario en China. "Existen graves riesgos para la salud pública asociados con los perros robados que son abandonados y no vacunados y que pueden albergar enfermedades, incluida la rabia. O incluso que son envenenados con cianuro por los ladrones y que posteriormente entran en la cadena alimentaria", explicó el director de la organización Animals Asia, Jill Robinson. 
 
La Organización Mundial de la Salud junto con la Alianza Global para el Control de la Rabia reconocieron la correlación entre el contagio de la rabia y el comercio de carne de perro en Asia.