Nace primer bebé a partir del útero trasplantado de un cadáver | Vistazo

Nace primer bebé a partir del útero trasplantado de un cadáver

Vida moderna

Nace primer bebé a partir del útero trasplantado de un cadáver

EFE Jueves, 06 de Diciembre de 2018 - 15:39
Para el médico brasileño Wellington Andraus, cuyas investigaciones resultaron en el nacimiento del primer bebé a partir del útero trasplantado de un cadáver, el éxito de la cirugía es "un ejemplo para el mundo" de que el procedimiento es "viable", según explicó en una entrevista con Efe.
 
"El nacimiento de una niña sana y sin ningún problema a lo largo del embarazo ha mostrado a todo el mundo que el donante fallecido es factible" y "que el órgano (trasplantado) sigue viable para un posterior embarazo", celebró el médico.
 
Andraus y su colega Dani Ejzenberg trasplantaron en 2016 un útero de una donante fallecida a una paciente de 32 años, quien "tan solo 15 meses después", dio a la luz en el Hospital de las Clínicas de la Universidad de Sao Paulo, a una bebé, "una niña sana que está a punto de cumplir un año" de vida.
 
"Fueron más de tres años de preparación. Nos hemos preparado, hemos estudiado todo lo que fue publicado y realizado previamente. Entrenamos con investigación y cirugías de experimentación", contó Andraus.
 
Esos tres años de preparación incluyeron una visita al doctor Mats Brännström, responsable del desarrollo de esa técnica en Suecia, país donde se produjo además el primer parto a partir del trasplante uterino de un donante vivo, en 2013.
 
En total, se han realizado 39 procedimientos de este tipo, lo que ha dado como resultado a 11 bebés vivos hasta el momento.
 
Si bien admitió un cierto "temor" de que "pasara algo malo" o que la paciente sufriera "una isquemia mayor", Andraus cree que, tras los buenos resultados alcanzados, el procedimiento es un "ejemplo" para todo el mundo de que se trata de una alternativa "viable" que podría aumentar las opciones de concepción para las mujeres con problemas de fertilidad uterina.
 
Con anterioridad, se habían realizado otros 10 trasplantes de útero de donantes fallecidos en Estados Unidos, la República Checa y Turquía, pero este es el primero en dar lugar a un bebé vivo.
 
Andraus reconoció que el procedimiento ha generado "polémicas", sobre todo respecto a la "necesidad" de realizarse una cirugía de alta complejidad en pacientes que no corren riesgo de muerte.
 
El médico cree que la "discusión ética" sobre el trasplante de útero de un cadáver "ya está superada", pues los fallecidos donan, también, otros órganos, como riñones, hígado y pulmones.
 
"Es una alternativa buena, porque usamos el útero de un donante fallecido que ya era donante de órganos, tiene un costo más bajo y ofrece menos riesgos a las pacientes sanas que se someten a una cirugía", concluyó.