Luchando con la adicción al azúcar | Vistazo

Luchando con la adicción al azúcar

Vida moderna

Luchando con la adicción al azúcar

Pilar Ortiz | [email protected] Viernes, 07 de Diciembre de 2018 - 16:56
Annette Echeverría es una abogada y empresaria ecuatoriana radicada en Estados Unidos. Para promover mejores hábitos de alimentación, quiere compartir su experiencia al eliminar el azúcar de su dieta.
 
“Perdí 48 libras eliminando el azúcar y los alimentos procesados de mi vida. Nunca me sentí mejor y lo hice porque vi los impresionantes resultados positivos en la salud de dos amigas que tenían graves problemas de salud: una, por enfermedad autoinmune y la otra por cáncer. Las dos mantienen su estilo de alimentación ya por varios años. La historia de mis amigas es la de las súper heroínas, la mía es la humana. Yo soy la persona común que recayó. 
 
Ahora, casi dos años después, he vuelto a incorporarme al programa de Sugar Detox pero estoy consciente de que en los momentos de mucho estrés será más fuerte la tentación de echar todo por la borda y darle una megadosis de dulce a mi paladar.
 
Annette Echeverría perdió 48 libras eliminando el azúcar. Foto: Cortesía
 
Ese impulso es muy efectivo para sentirte mejor, te da una gratificación psicológica instantánea… pero dura pocos minutos. Después vendrá la necesidad de más y más. Lo sé porque durante toda mi vida he tenido una relación amor-odio con la comida. 
 
Yo recomiendo a todos intentar dejar el azúcar y los alimentos procesados, pero hacerlo con una guía profesional. Hay que saber que los primeros 15 días son cruciales y muy duros.
 
Al principio me sentía muy débil, como se eliminan los carbohidratos que estás acostumbrada a consumir sientes que te falta energía y te duele la cabeza.
 
A partir del día 21, empecé a experimentar todo lo contrario: estaba llena de energía, mucho menos hinchada, con más capacidad para enfocarme mentalmente que antes de empezar la desintoxicación. Me sentía mejor que nunca. Ahora estoy volviendo a empezar, pagando las consecuencias de la recaída, ni más ni menos que los adictos, porque estamos hablando de una adicción real: una adicción al azúcar y al sabor dulce”.