La batalla contra los "antivacunas" continúa | Vistazo

La batalla contra los "antivacunas" continúa

Vida moderna

La batalla contra los "antivacunas" continúa

Redacción Martes, 15 de Enero de 2019 - 15:50
En 1998, el gastroenterólogo inglés Andrew Wakefield presentó un estudio sobre la supuesta relación entre algunas vacunas y el autismo. Esta publicación alarmó a un grupo considerable de la población, sobre todo en Europa y Estados Unidos. Poco tiempo después se comprobó el fraude y manipulación de datos detrás de la supuesta investigación del médico y se advirtió al mundo sobre la falta de veracidad del estudio. Wakefield llegó inclusive a ser impedido de ejercer la medicina en Reino Unido, pero la piedra ya había sido lanzada al río y las ondas expansivas continúan hasta hoy.
 
Nuevos brotes de sarampión han aparecido en varios países de Europa y de América como Estados Unidos, Canadá, Argentina y Venezuela. Un retroceso frente a lo alcanzado en 2016, cuando el nuevo continente fue declarado libre de esta enfermedad por un Comité Internacional de Expertos de la Organización Panamericana de la Salud.
 
La expareja de Jim Carrey, la modelo Jenny McCarthy es una de las mayores activistas del movimiento anti vacunas. Algunos expertos en salud pública temen que el uso de celebridades para difundir este mensaje logre convencer a más personas de negarse a las vacunas. Como medida para contrarrestar este mensaje, en la última entrega de los Globos de Oro, los presentadores Sandra Oh y Andy Samberg sorprendieron a la audiencia al dar paso a un grupo de paramédicos que ofrecieron a los presentes la posibilidad de recibir su inmunización para la influenza.
 
Salpicada de bromas y toques de humor, esta parte de la ceremonia ha sido reseñada por la prensa como un pronunciamiento importante de la industria del cine y la televisión frente a la información que, sin estar basada en evidencia científica, se sigue difundiendo. 
 
Uno de los detalles poco conocidos sobre las enfermedades prevenibles a través de inmunización es que pueden ser mortales. Pocos recuerdan, por ejemplo, que el sarampión mata. De hecho, en 2017 aproximadamente 110.000 personas en el mundo murieron por esta enfermedad, en su mayoría menos de 5 años. Antes de la introducción de la vacuna para prevenirla, el sarampión causaba alrededor de 2.6 millones de muertes cada año, según informa la Organización Mundial de la Salud.