¿En qué consiste un sugar detox? | Vistazo

¿En qué consiste un sugar detox?

Vida moderna

¿En qué consiste un sugar detox?

Pilar Ortiz / [email protected]> Lunes, 03 de Diciembre de 2018 - 13:10
En la semana que comenzó el lunes 8 de octubre de 2018 se dejaron de consumir 11 toneladas de azúcar. Es la cifra que da Guillermo Rodríguez Navarrete, doctor en Nutrición Humana, como resultado de los 100 gramos diarios que dejaron de ingerir las 106.603 personas que se unieron al reto “7 Días sin Azúcar”, organizado por este médico español obsesionado con transmitir los beneficios para la salud humana de eliminar el azúcar de la dieta. La convocatoria la realizó en Miami, ciudad en la que reside y tuvo miles de seguidores digitales en Latinoamérica.
 
Este reto se suma a una tendencia mundial de participar en programas drásticos de desintoxicación y eliminación de azúcar de la dieta. Consultamos al doctor Rodríguez sobre los beneficios del Sugar Detox. 
 
Usted propone un sistema drástico, no paulatino, de suprimir el azúcar, tanto para bajar de peso como para mejorar la salud, ¿por qué?
¿Ha visto a alguien con un problema de alcoholismo que deje de beber bajando su consumo a tres cervezas por semana? ¿O que deje de fumar disminuyendo el número de cigarrillos? Llega un día en que la persona debe decir “se acabó”. La única manera de eliminar la adicción es quitar el estímulo de la sustancia que la genera. El azúcar es una sustancia que genera una adicción descomunal, con el agravante de que está disponible a cada paso que das. Tratar de eliminar la adicción al azúcar poquito a poco puede tomar 50 años. La realidad es que una persona no puede disminuir su consumo sino eliminarla porque es demasiado adictiva y porque socialmente su consumo está asociado a situaciones de alegría y de celebración. La única manera de dejarlo es aprender a decir que no. 
 
En su programa de desintoxicación usted no permite el uso de edulcorantes o sustitutos del azúcar, ¿cuál es la razón? 
Con el azúcar existen dos adicciones juntas, por eso es tan potente. Por un lado la adicción a la sustancia, a la propia azúcar y la otra es al sabor dulce. Por eso aunque dejemos de consumirla, si usamos edulcorantes seguimos adictos al sabor dulce que nos impide comer y apreciar otro tipo de alimentos buenos para nuestra salud. Como tenemos el paladar solo acostumbrado a ese sabor dulce, no nos gusta el brócoli, no nos gustan los champiñones. En mi experiencia, las personas que tratan de salir del azúcar por medio de edulcorantes vuelven a comer azúcar. Es que siguen diciéndole a su lengua que tiene que estar estimulada por algo dulce para que le guste. Por otra parte, está demostrando que esos edulcorantes artificiales alteran la microbiota intestinal, con las complicaciones que esto causa en la salud. 
Estos reemplazos del azúcar tenían sentido cuando pensábamos que todo se trataba de reducir calorías, pero ahora sabemos que no es sólo un tema de calorías sino de afectación en diversos aspectos, inclusive en las hormonas.
 
¿Usted menciona una relación entre el consumo de azúcar y el virus de la gripe?
El azúcar va modificando la superficie de las células para que el virus pueda conectarse y entrar en su interior. Es decir, el azúcar que consumimos es lo que facilita el acceso del virus a las células. Se ha visto que el virus de la gripe no puede avanzar en nuestro organismo si dejamos de consumirla. Es lo mismo que ocurre con algunos tipos de cáncer.
 
Hay muchos estudios que asocian el consumo excesivo de azúcar con el cáncer. ¿Cuál es el mecanismo en este caso?
Lo que parece estar asociado a la génesis del cáncer y de cómo la célula cancerosa recibe energía es nuevamente la resistencia a la insulina. Incluso la enfermedad cardiovascular, que es la causa número uno de muerte en el mundo, está relacionada de forma causal con el exceso de azúcar y carbohidratos refinados por la  inflamación que provocan y esa inflamación sumada a la resistencia a la insulina causa un daño en el endotelio, que es la capa interior de las arterias. Por culpa de ese daño se acumula el colesterol y termina generando la placa que produce la enfermedad cardiovascular o la aterosclerosis.
 
Una vez que las personas terminan su etapa de desintoxicación ¿cuál es la cantidad de frutas que les permite consumir diariamente?
A alguien que ya tenga resistencia a la insulina o que tenga que reducir su consumo de azúcar por requerimiento de salud, yo no le daría más de una fruta al día. Eso no quiere decir que la fruta sea mala, sino que mientras mejora su condición hormonal es mejor tener la insulina baja. Es como quien se rompe un tobillo, que debe dejar de saltar por un tiempo.
Guillermo Rodríguez Navarrete, @nutrillermo, es doctor en nutrición humana y uno de los líderes del movimiento Sugar Detox.