“Embarazarse es el beso de la muerte para una atleta” | Vistazo

“Embarazarse es el beso de la muerte para una atleta”

Vida moderna

“Embarazarse es el beso de la muerte para una atleta”

The New York Times Viernes, 17 de Mayo de 2019 - 15:30
Las marcas han visto en los movimientos feministas un nicho importantísimo para poder vender sus productos, una práctica que no se discute, pues mientras más se sumen a la lucha por la igualdad de derechos, más énfasis reciben estos temas. Sin embargo, el problema se presenta cuando las marcas presentan un concepto a sus audiencias, pero dentro de su sistema no los implementan. 
 
Es lo que sucede en el mundo del deporte con las atletas de alto rendimiento que quedan embarazadas. 
 
Esta semana The New York Times publicó un reportaje que evidencia cómo empresas de ropa deportiva, como Nike o Asics, dejan de pagar a las atletas mujeres que representan cuando estas quedan embarazadas. Una realidad que contradice la filosofía del “Just do it” de Nike, que en febrero lanzaba un comercial protagonizado por mujeres de diferentes edades, corriendo ante cualquier obstáculo. En el Día de las Madres lanzaron otro anuncio promoviendo la equidad en el deporte. 
 
Según el medio estadounidense, quienes manejan los contratos de atletismo en ese país para Nike, son solo hombres. Una realidad que podría explicar la reticencia en mantener contratos con atletas embarazadas. Cosa que no sucede con los atletas que se lesionan, quienes sí gozan de un periodo de tiempo, pagado, para recuperarse y volver a las canchas. 
 
“Embarazarse es el beso de la muerte para una atleta”, dijo Phoebe Wright, corredora patrocinada por Nike de 2010 a 2016. 
 
Como ejemplo está el caso de la corredora estadounidense de larga distancia, Kara Goucher. Después de quedar embarazada en 2010, la marca deportiva le anunció que dejaría de pagarle hasta que regrese a competir. Por ello, Goucher tuvo que correr media maratón tres meses después de tener a su hijo. Los entrenamientos se cruzaron con una enfermedad del pequeño que lo llevó al hospital. Pero la Goucher decidió seguir corriendo para poder mantener su hogar. “Jamás me perdonaré por eso”, dijo. 
 
Además tuvo que realizar una docena de presentaciones no pagadas a nombre de Nike durante su embarazo, considerado de alto riesgo, y tuvo que esperar 4 meses para revelar su embarazo para que la marca pudiera anunciarlo en el Día de las Madres. 
 
A través de un comunicado, Nike admitió haber reducido los pagos de patrocinio a algunas atletas debido a sus embarazos. Pero aseguró que cambiaron de enfoque en 2018 para que ellas no fueran penalizadas. Aunque no especificó si los nuevos contratos ya constan con estos cambios. 
 
“De acuerdo con un contrato de Nike para patrocinio de atletismo de 2019 al que tuvo acceso The New York Times, la empresa deportiva aún puede reducir el pago de un atleta ‘por cualquier motivo’ si la persona patrocinada no cumple un umbral de desempeño específico. Por ejemplo, si queda fuera de los primeros cinco lugares en una clasificación mundial. No hay excepciones para el parto, el embarazo ni la maternidad”, asegura el medio.