Condenado a muerte dona su última comida a personas sin hogar | Vistazo

Condenado a muerte dona su última comida a personas sin hogar

Redacción Jueves, 16 de Mayo de 2019 - 14:24
Facebook
Twitter
Email
Los presos que han sido condenados a morir en Estados Unidos, tienen opción a un última comida, a su elección, por el costo de $20. Pero este que debería ser el último deleite en la vida de condenado a la pena capital, para Donnie Edward Johnson es su última oportunidad de hacer algo bueno por la sociedad, así que ha decidido que ese dinero sea usado para alimentar a personas sin hogar. 
 
Su abogado, Kelley Henry, manifestó la decisión del condenado de donar los 20 dólares. Una gesto que rinde tributo a Philip Workman, quien también fue condenado a muerte y pidió que su última comida sean pizzas vegetarianas para un albergue local. Esto sucedió en 2007, pero como el personal de la prisión no llevó las pizzas al refugio, la sorpresa fue que los partidiarios de Workman sí lo hicieron. 
 
Algo similar sucedería en este caso, ya que su abogado reconoce que con los 20 dólares se no alimentará a muchas personas sin hogar, por lo que la petición de Johnson es que “aquellos que lo han apoyado, le proporcionen una comida a una persona sin hogar", según indicó Henry en un correo electrónico. 
 
El portal de noticias The Tennessean cuenta la historia de este particular reo de 68 años que fue condenado a muerte por haber asesinado a su esposa, Connie Johnson, en Memphis en el año 1984. Él la asfixió metiendo una bolsa de basura de 30 galones en su garganta.
 
Johnson y su equipo legal no han cuestionado la horrible naturaleza del crimen, pero sí han enfatizado su transformación religiosa tras las rejas. Hoy Johnson es un anciano más de la Iglesia Adventista del Séptimo Día y dirige los servicios de oración por sus compañeros de prisión. Su defensa ha pedido al gobernador de Tennesse, Bill Lee, que le conceda el perdón de la pena capital.
 
La hija de Connie Johnson, Cynthia Vaughn, a quien Donnie Johnson adoptó, se convirtió en la mayor defensora de su padrastro en el camino hacia la ejecución, rogándole al gobernador que interviniera. Sin embargo, Lee negó esta apelación el martes 14 de mayo. 
 
Si Johnson es ejecutado según lo planeado, será el cuarto condenado a muerte en Tennessee desde el pasado mes de agosto, cuando el estado comenzó a ejecutar a los reclusos a un ritmo constante.
 
Un niño maltratado
Donnie Johnson inicialmente negó haber matado a su esposa, durante la etapa de sentencia de su juicio, y declaró como culpable a otra persona. Pero hoy, Donnie Johnson reconoce que una vez fue "un mentiroso, un tramposo, un estafador y un asesino".
 
"Su padre le había enseñado que las mujeres debían ser usadas, denigradas y golpeadas", escribieron sus abogados, y aseguraron que Donnie creció siendo  "golpeado de manera rutinaria y sin piedad" por el hombre que él creía que era su padre. Cuando no lo golpearon, vio a su madre sufrir el mismo trato a manos de su marido.
 
Donnie Johnson tenía 33 años cuando mató a su esposa, Connie Johnson, de 30, y dejó su cuerpo fuera del centro comercial de Memphis.
 
Su ejecución está programada para esta noche.